6.07.2012

Hoy me dueles en todos los huesos, princesa y mis lágrimas me saben lejanamente a vos. Nunca habías sabido tan salada. Hoy no sé si estamos yendo o viniendo y si todavía puedo usar el plural. Me duele respirar. Me duele porque estás metida en mis costillas y hay unas de ellas que votan porque te quedes y otras que votan porque te vayas. Rompiste algo y todavía hace eco y no sé si se pueda reparar. Me gustaría, ¿sabes? me gustaría que te ofrecieras a hacer el trabajo de mampostería y devolverle la sensación de mágico a esto que se volvió tan catastrófico de pronto. Pero no te atreves y yo no te voy a dar la pauta. He aprendido a remendarme las heridas sola aunque tenga que coser en la oscuridad y al revés, con los dientes apretados y sin anestesia para no perder la conciencia. 

Mi error fue no haber sido clara. Mi error es tenerle miedo a las consecuencias. Mi error, quizá, es no querer vivir sin ti. De poder, puedo... de querer, no quiero. Como los niños chiquitos. Pertenezco a esa clase de personas que suele saber con perfecta claridad cuál es su error, aunque la solución se me llene de bruma, de espuma, de agua de mar. Como mis pulmones.
Tu error espero que lo tengas claro, no soy maestra ni gurú. No vine a marcarle pautas a nadie y me aburre ser el manual de convivencia. Prefiero levantarme la falda y desajuiciar a ajuiciar, siempre y cuando no duela. Siempre y cuando el desjuicie no me pierda la cordura (ésa, la poquita que me queda).

Me cuesta entender cómo amas, si te soy sincera. Me cuesta, a veces, especialmente en noches como estas, no dudar de que lo estamos haciendo al derecho. Pero soy infinitamente consciente de las maletas que llevo a cuestas y de que doy más vueltas que un trompo antes de decidirme a andar hacia adelante. Así que me pongo los zapatos de montaña, les doy el pésame a mis hombros: y camino. Camino porque no quiero estar sin ti. Porque no se me da la gana estar sin ti. Porque quiero que me desdudes, me desnudes, me desanudes.

No quiero que duelas, princesa. Nunca quise. Pero tal vez me consigo los amores con más espinas porque son los que tienen las flores de colores más bonitos. Como tu sonrisa. Como la manera en que me pierdo en tus ojos. Como la manera en que se me corta el aliento cuando te digo que te amo. Como mi sonrisa, que suele cargar algo de la tuya en la comisura, escondidita. Nunca me he arrepentido de tener esa clase de amores, aunque desearía poder ver las flores sin los ojos escarchados de lágrimas.

Soy cobarde y no quiero decidir. No quiero escuchar a las costillas pelear así que cierro los ojos y tecleo con toda la fuerza que pueda, pero no surte efecto. Tarde o temprano hago la decisión. La decisión de realizar yo sola el trabajo de mampostería aunque quede roto y endeble, porque nunca fui buena con las manualidades. Decido, con los pies en la tierra (¡cómo extraño volar!) y el alma en el subsuelo que me voy con vos. Que te sigo a vos. A dónde vayas. Hasta que aguante, hasta que se me acabe la gasolina y la bruma se disipe al grito mudo de un adiós.

Te amo. Y acepto lo catastrófico tanto como lo mágico. Y aunque no sea el amor de tu vida, te voy a amar como nadie mientras nos dure el tirón. Y te voy a amar como sólo se amar yo, después de que eso pase. 

5 comentarios:

Lyds Marie dijo...

Si supieras todo lo que me revolviste en mis vísceras al leer esto.

Anónimo dijo...

¿Valdrá la pena tanto dolor?
¿Qué buscas, princesa? ¿De qué te castigas?
Alguien que escribe tan hermoso tiene una sensibilidad y una capacidad de amor increíbles. Merece un amor correspondido, sin dudas, con toda la complicidad y la alegría de los buenos amores.

Yellow Jack dijo...

Te puedo decir "te comprendo"..mas sin embargo son las palabras incorrectas, yo no paseo por tu mente para saber que piensas y viceversa, no para decir "me pongo en tu lugar". En fin me atrevo a decir, se que se siente, lo eh vivido, puedo ponerme parte de tus zapatos, etc.
El dolor es parte de la vida, hay que disfrutar de tu caída, tropiezo o como le quieras llamar...como bien dicen "lo que no mata, fuerzas te da", aveces de los bajones salen las mejores redacciones.
Felicidades chica, tienes ese "sazón" de la escritura,me gusta tu redacción.. cuídate

Yellow Jack dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
retro dijo...

creo que eres mujer o nolose pero es lo mas hermoso que eh leido en mi vida felicidades me diste muchas ideas para letras de canciones en mi banda.