6.03.2012

Amor y enamoramiento.


Enamoramiento es que sea el número más discado en mi celular.
Amor es que sea la persona a la que puedo llamar con la voz rota y el alma torcida cuando siento que todo sale mal.

Enamoramiento es atesorar con locura el pedazo de soga que un hippie loco nos amarró a la muñeca hace meses en una de nuestras salidas.
Amor es darme cuenta que ese lazo que nos unió no lo quiero desatar.

Enamoramiento es no protestar por su maña de hacerme parar de la cama para tenderla antes de dormir.
Amor es atesorar sus manías porque son parte de ella y sonreír.

Enamoramiento es sentir estos picaflores revoloteándome del ombligo a la garganta cada vez que está por llegar.
Amor es sentir este calor con aire a seguridad entre las costillas cuando pienso en ella.

Enamoramiento es querer regalarle un pedazo de luna, una rosa amarilla y mis sonrisas.
Amor es querer compartirle mis miedos y mis inseguridades porque anhelo que me quiera aún con ellas a cuestas.

Enamoramiento es invitarla a un café y esperar que me bese después.
Amor es saber que ese café va con tres de azúcar y que mi sánduche mejor lo pido sin pepinillos porque los odia a rabiar.

Enamoramiento es que no vea mis ojeras, mis uñas a medio pintar y mi pelo de león.
Amor es que opine que soy hermosa recién levantada y sin bañar.

Enamoramiento es que me mande un mensaje con la última canción que la hizo pensar en mí.
Amor es que responda a mis llamadas cuando llevo 40 minutos llorándole al oído por alguna sin razón tan propia de mí, y aún tenga ganas de decirme que quiere un futuro conmigo.

Enamoramiento es que quiera pasar toda la noche del sábado besando cada uno de mis lunares y haciéndome gemir.
Amor es que me diga te amo al oído y quiera despertarse la mañana del domingo a mi lado y traerme café sin necesidad de que lo pida.

Enamoramiento es citarle a Cortázar y a Benedetti entre los sorbos de cappuccino.
Amor es que me preste uno de sus libros preferidos para saber qué tal me pareció.

Enamoramiento es esto que me atrona en los oídos y me calienta las mejillas cuando está cerca.
Amor es que sé que aún cuando eso baje de intensidad, voy a seguir queriéndola a mi lado.

(Sí, señores y señoras lectoras de este blog, esto es así de grave:
No sólo estamos profunda y pasionalmente enamoradas la una de la otra,
sino que nos amamos hasta el tuétano.
Y aunque el enamoramiento no suele durar más de 6 meses -dicen por ahí-,
el amor a mí me dura para toda la vida.)

No hay comentarios: