10.24.2010

Ataque cursi.

Este espacio virtual fue dedicado hace unos meses sólo a aquellos idealismos en los cuales se me iba la vida, por eso los posteos han sido escazos. Y no es que vaya a cambiar el formato, sino que hoy tengo ataque de cursilería porque quería mandar todo a la mierda y me fui a caminar por Bogotá a las once de la noche llorando y con ganas de escapar, y por curiosidades de la vida que a veces me pasan sólo a mí, terminé hablando con un paisa que vende cigarrillos y que me recordó (sí, yo me encuentro con vendedores de cigarros con alma de Platón o Sócrates) que hay personas que a veces olvidamos entre tantos líos y tantos ideales y que son aquellos que hacen posible que yo tenga energías para soñar día a día. Por eso, para ustedes, es esta esquinita de blog el día de hoy. Para que no se me olvide lo que valen, para que no se les olvide que a pesar de todas mis mandadas a comer mierda yo los quiero.

Además, siempre es bueno regalarle una sonrisa de improviso a las personas que quieres. Por eso, para ustedes, hoy: Sonrían, alguien en el mundo los adora.


Aquellos que le dan la vuelta al reloj...

Lau y Les:  Ustedes me enseñaron a creer en los para-siempres, en los amores de cuento de hadas y hasta en las películas de terror. Crecí con ustedes, crecí como amiga y como persona. Lo que he aprendido de
ustedes en más de cinco años no tiene precio. Son miles de memorias las que tengo guardadas, y espero que sean muchísimas más a través del tiempo. Porque, acuérdense de lo que decíamos como en octavo, han venido y se han ido, muchísimas personas, pero siempre hemos sido tres. Nosotras tres. Las quiero con el alma. A Alfie por ser una loca incurable que logra que el maquillaje me resulte divertido, por ser una roca de la cual agarrarse en plena tormenta, por decirme las cosas en la cara sabiendo que el cariño no se va por unas cuantas puteadas y 15 minutos de pelea (porque no hemos podido estar peleadas más tiempo). A mi Robadichos del alma por ser la cosa más dulce que conozco, por probar que la inocencia se puede mantener a través de los años. Por ser una dibujante de puta madre, y comprobarme que a punta de práctica todo se puede (si es que tengo sus mamarrachos de séptimo aún guardados y no me creerían lo deformes que eran si vieran como pinta ahora). Por haber llevado el "si tú lloras, yo lloro" a la realidad. Y a las dos, por estar siempre ahí. Siempre. Y por ser número impar, porque no sé que pasaría si alguna vez todas estuvieramos de acuerdo en algo. Quiero seguir creciendo con ustedes, mujercitas, y en 20 años poder escribirles otra cosa así.

Tús-tús: Es curioso como el tiempo nos ha alejado y acercado cual péndulo. Pero no dejas de sorprenderme. Jamás lo has hecho. La hemos embarrado, juntas y por separado, pero lo lindo de esto es que hemos sabido arreglarla. ¿Sabes por qué te escribo a vos cuando hay muchas personas faltantes en esta lista que podrían estar pero no? Porque no te quedaste por el camino. Porque si una persona estando a quichicientos mil kilómetros puede hacer que quiera contarle mi vida y correr a abrazarla, y además es capaz de contarme sus líos y de pedirme ayuda con people who really doesn't worth it ( ;) ), entonces es alguien que merece estar aquí. Gracias por contagiarme de esa energía e irreverencia que te corre por las venas y de esas ganas de comerse al mundo. Voy a estar aquí siempre que quieras, lo sabes, es sólo hacer clic.

Rayitos de ilusión...

Flo: Los gracias y los te amo contigo siempre faltan, porque son tantas cosas por agradecer y tantas cosas que amo y admiro de vos que siento que nunca me va a alcanzar el tiempo para decírtelo. Eres única y estás en un pedestal del que no te puedes escapar porque te lo has construido vos solita en mi corazón. No te pongo foto porque te conozco tanto que sé que me putearias por ello. Gracias por darme alas de nuevo, por sacarme de la boca del lobo negro, por hacerme querer ser digna de tí y así ser mejor persona, por creer en mí incluso más de lo que yo lo hago. Gracias a tí, a tu confianza, a tu fortaleza, hasta a tu ironía, es que hoy soy quién soy y estoy aquí y no mil metros bajo tierra. Te amo mpg de mi vida, como a nadie voy a amar nunca. Sos mi para-siempre por excelencia.

Dananá: Es que todavía no me explico cómo es que me quieres tanto y me alegras la vida. Si hay una culpable de que sea una soñadora incurable, una luchadora sin límites, una pequeña rebelde... esa eres vos. Con tus blogs, y tus jueguitos y tus fotos me inspiras todos los días. Si hay gente como vos en el mundo, yo quiero seguir en él porque vale la pena. Porque no me siento luchando sola. Gracias por ser mi Dananá preciosa, por nada del mundo se te ocurra dejarte apagar, chispita. Eres mi pedacito de tela turquesa, ¿te acuerdas? Y eres hermosa.

A veces, es bonito abrir los ojos y descubrir...

Fran: Creo que el hecho de que vivas a una frecuencia totalmente diferente de la mía es lo que te hace tan importante. Porque contigo me doy contra las paredes al no poder entender, pero entender no importa si me llamas a las doce de la noche y me cantas mi nana y me dices que me quieres. Gracias a vos es que aprendí lo que es la tolerancia, porque si no fuera tolerante hace rato te hubiera roto un jarrón en la cabeza. Y es que no importa que no pensemos ni remotamente igual, que tu digas derecha y yo diga izquierda, que yo diga negro y tú entiendas violeta... porque lo que importa es que desde tu forma de ser eres una persona maravillosa con un corazón enorme. Y un abrazo tuyo en un McCafé cualquiera siempre me hará sentir segura. Porque no necesitamos palabras para entendernos, es más, nos va mejor sin ellas.

Cenicienta: Vos, wow, vos. Hay un montón de palabras para tí regadas por este blog, porque eres una persona jodidamente importante en mi vida. Enamoramiento o no de por medio. Eres mágica, y me llenas de polvo de hadas la vida y me haces volar por las calles del centro a las once de la noche un viernes cualquiera. Admiro tu talento, admiro que la música te fluya por el alma de una manera tan pura y tan increíble. Admiro que seas capaz de sentir con tanta fuerza que hasta un acorde o una buena frase te erice la piel. Y adoro la manera en que eres tú a pesar de todo, tú y esa forma tan rara de ver el mundo que resulta indescriptible. Gracias a vos recobre mucha magia que había perdido, y encontré otra. Me enamoré de las calles del centro que tenía olvidadas, aprendí la importancia de un silencio bien puesto y de estar. Sin hablar, sin joder, sin moverse... sólo estar, pero estar de verdad. Ahí.Gracias por enseñarme que "es el final donde se comienza", y por siempre estar dispuesta a tener un final conmigo y volver a empezar.

La olla de oro al final del arcoiris...

Gafas: No tenemos una foto juntos, no sé por qué. Pero tuvimos un blog juntos y eso es increíble. Gracias por hacerme sentir responsable, hacerme sentir grande y hacerme sentir buena para algo. Me enseñaste que dando consejos muchas veces se aprende, que no hay nada más hermoso que ayudar a otra persona a crecer, a salirse del clóset, a descubrirse a ella misma.

Lyds y Jose: Ustedes hacen de mi vida una aventura, por lo menos cada junio. Hacen que me sienta orgullosa de ser quién soy, de llevar la bandera que llevo, de luchar por lo que merezco. Y por el camino del idealismo, de la tolerancia, la diversidad y la igualdad me van llenando de cariño y de confianza en mí, y eso no tiene precio. Me hacen sentir única y a la vez que no estoy sola. Además de que los voy a nombrar Pepe Grillos arcoirisados o algo así, porque son esa vocecita que de pronto aparece y me guía... pero no son tan ñoños como Pepe Grillo ya que a su lado termino haciendo muchas locuras, pero de esas locuras que no se me olvidarán nunca y de las que no me arrepiento. Gracias por enseñarme a gozar... a gozarme a los amigos (ja,ja,ja), la vida, el mundo. Ustedes son las personas que me han ayudado a descubrir una parte de mí que no conocía, y que me encanta. Gracias, gracias por hacer de mi mundito un lugar con más colores.



A todos, feliz 25 de octubre (???). Meh, en serio, sonrían que mi mundo es un lugar más bonito si lo hacen. Hoy me atacó la cursilería pero sepan que es algo que siempre siento, están ahí en mi corazón. Aunque a veces necesito que hagan toc-toc y me lo recuerden, que los tropiezos en esta vida me dejan sin energías para muchas cosas, a veces incluso para querer. Pero si están, creo que siempre voy a ser capaz de levantarme, o al menos me alzarán.

Luna.~

10.18.2010

Acoso escolar. Si es un juego, entonces es uno mortal.




Cuando a uno le hablan de sus años de infancia, de tercero o cuarto de primaria, uno debería sonreír; se supone que a los ocho años el mundo te debe parecer un lugar soleado lleno de alegrías. Cuando uno llega a la universidad y le hablan del colegio, de tres o dos años antes de graduarse, uno debería reírse; se supone que a los quince años debemos sentirnos capaces de conquistar al mundo y de volver realidad todos nuestros sueños. Pero hay niños y jóvenes que a los ocho o quince años sienten que su vida es un infierno, hay quienes tienen pesadillas con la escuela, hay algunos que lloran al hablar de su infancia... son niños que sufrieron o están sufriendo acoso escolar.

Algunos pidieron ayuda y la recibieron, los cambiaron de colegio o de salón, se les prestó asistencia docente o psicológica y las cosas mejoraron. Otros encontraron la manera de acabar con el acoso, inventaron formas de huir o de centrar la atención en alguien más. Pero esos casos son contados, cada día más de 19.000 niños y jóvenes intentan suicidarse debido al acoso al que son sometidos en el aula. Algunos mueren, otros no. Hay unos que aguantan año tras año en silencio esperando que llegue algo mejor, pero nunca vuelven a ser los mismos. Hay algunos, poquísimos, que encuentran la manera de que la voz salga de sus gargantas y piden ayuda, pero nadie los escucha.

 ¿Qué cosa puede hacer un niño a esa edad digna de tanto odio y abuso? ¡Tienen menos de diez años! Todavía no me lo explico. Cuando denucias el abuso, o bullying como se le denomina en textos especializados o países angloparlantes, a veces te responden: "Es normal, todos los niños se burlan de alguien, los niños son crueles". Es mentira. Es normal que los niños se autoregulen haciendo bromas de uno u otro de vez en cuando, pero cuando hablamos de acoso, son niños que se ven agredidos verbal, psicólogica y en ocasiones físicamente de manera repetida y sistemática. Y debemos abolir esta mentira, debemos denunciar el abuso, prestar ayuda, acoger y cuidar a aquellos niños que están sufriendo y no decirles que es parte de crecer, porque si es parte de crecer... entonces yo los entiendo cuando dicen que no quieren crecer. O peor, cuando se atan una soga al cuello y hacen algo para parar.

Este texto iba a versar en un principio sobre acoso a población joven LGBT, dado que en los últimos días ha habido una ola de muertes de jovencitos, de niños, que se han suicidado debido a la agresión que tenían que soportar de sus pares por ser personas LGBT. Y en respuesta a esta escalofríante ola ha nacido la idea de que este 20 de octubre muchísima gente de todas partes del mundo vestirá con alguna prenda violeta (que representa el espíritu en la bandera arco-iris de la diversidad) para honrar estas muertes y protestar en contra de la homofobia. Iba a versar sobre eso, pero tengo la odiosa característica de hacer todo más grande y notar que aunque esta población es marcadamente vulnerable, no son los únicos.

Esto no se trata simplemente de homofobia, esto se trata de odio a la diferencia. De niños que son educados (por la familia, por los medios, por la sociedad, o por todas las anteriores) a odiar aquello que es diferente. Al niño gay, a la niña más lista, al niño callado, a la niña lesbiana, al niño con brakets, a la niña gorda. Y lo triste es que se les olvida que esos niños también son personas.

Abramos los ojos, mundo, no podemos seguir odiándonos entre nosotros. Es nuestra responsabilidad que ese niño sonría y no crea que su vida es miserable y no vale un centavo. Es necesario recordarle de vez en cuando a las personas a nuestro al rededor el hecho de que las diferencias no deberían separarnos, sino unirnos, hacernos una sociedad más especial. Es necesario seguir luchando por la tolerancia. Es necesario parar un segundo y darnos cuenta de cuántas veces al día con un comentario degradante, una mirada, una expresión, discriminamos a alguien, lo hacemos sentir menos que nosotros, cuando ese alguien es exactamente igual.

Encontremos las cosas que nos unen por encima de las que nos separan, y hagamos saber que lo único que no es aceptado, sino discriminado y rechazado en esta sociedad son los actos que hieren a las personas. Paremos el odio a lo diferente. Entendiéndose por diferente preferencia sexual, raza, ideología, religión, apariencia física, intereses, gustos, cualidades...

Y si conoces un niño víctima de acoso escolar, por favor, haz algo. Pide ayuda. El acoso NO ES UN JUEGO, porque si fuera el juego, entonces sería uno mortal. El acoso escolar a la gente diferente destruye vidas. Sálvalo. Ayúdalo. Has la diferencia, te lo agradecerá toda la vida.

Espero verlos el miércoles vestidos de morado. Me verán a mí ese día vestida de violeta, y toda la vida vestida de tolerancia.

Eloísa Vela Mantilla.


Algunos links interesantes: