3.15.2010

Y todo a pulmón.


Qué díficil se me hace..
mantenerme en este viaje.
Sin saber a dónde voy en realidad.
Si es de ida o de vuelta,
si el furgón es la primera...
Si volver es una forma de llegar.

Qué díficil se me hace...
cargar todo este equipaje.
Se hace dura la subida al caminar.
Esta realidad tirana, que se ríe a carcajadas,
porque espera que me canse de buscar.

Cada gota, cada idea,
cada paso en mi carrera.
Y la estrofa de mi última canción...
Sí, cada fecha postergada,
la salida o la llegada.
Y el oxígeno de mi respiración.

Y todo a pulmón, todo a pulmón.

Qué díficil se me hace...
mantenerme con coraje,
lejos de la transa y la prostitución.
Defender mi ideología,
buena o mala pero mía.
Tan humana como la contradicción.

Qué díficil se me hace...
seguir pagando el peaje,
de esta ruta de locura y ambición.
Un amigo en la carrera,
una luz y una escalera,
y la fuerza de hacer todo a pulmón...

Cada gota, cada idea,
cada paso en mi carrera.
Y la estrofa de mi última canción...
Sí, cada fecha postergada,
la salida o la llegada.
Y el oxígeno de mi respiración.

Y todo a pulmón, todo a pulmón.


No ha sido una semana fácil, en ningún ámbito. Y esta esa sensación de que nada va a mejorar, de que la vida es una mierda que sólo te echa para abajo, te pone trampas, te agarra de los pies y ¡pataplúm para el piso! De que la felicidad es inalcanzable, de que el planeta está jodido, de que nada de lo que haga va a servir.

Pero de pronto llegan un par de personas y te echan un balde de agua fría en la cabeza al grito de: ¡Luna, REACCIONA! Y te dan un abrazo, un café, una palabra y te sientes un ser moralmente deplorable por decir que la vida es una mierda. Porque si la vida fuera una mierda, no tendría gente así ahí para tí.

Y te das cuenta de que las cosas están jodidas, en serio están jodidas... y por una vez, no es tu culpa. Pero se vuelve más díficil que no sea tu culpa porque, por ende, no puedes solucionarlas ya que "no eres superman". Y ves la cima, ves la pendiente en la que te creías, la ves entre lágrimas  con tus ojos hinchados de llorar, está allá en la puta madre. Tan lejos. Y caes en cuenta, como un plin que hace tu cerebro de pronto, de que está allá arriba... porque cuando llegues, la vista va a ser mucho mejor.

Y lucharla vale la pena. Y hacer las cosas a todo pulmón vale la pena. Aunque sientas que sea completamente injusto, aunque te sientas en una situación de mierda, aunque.. lo que sea, vas a saber que cuando llegues allá, con los pies ampollados y la respiración agitada, VA A VALER LA PENA. Y mejor aún, va a valer la pena vislumbrar la cima siguiente... y seguir escalando.

No me voy a vender, mundo. No me voy a vender a la depresión, no me voy a vender al facilismo. NO ME VOY A VENDER. Soy lo que soy. Y voy a ser una psicóloga de puta madre, te digo. Y voy a cambiar el mundo (o así sea mi mundo). Voy a seguir queriéndo salvar al planeta (y voy a seguir recogiéndo papelitos en la calle, así me digas que no vale), voy a seguir soñando, cantando, actuando y gritando. Voy a seguir mejorando, voy a seguir creyendo, voy a seguir amando con cada pedazo de mi corazón, voy a seguir confíando en la gente, voy a seguir amando mi ciudad, voy a seguir teniendo esperanza en que se puede cambiar, voy a seguir rompiéndome el lomo por las cosas en las que creo....

Así me toque comenzar a tener días de 30 horas, no me importa ¿ves?

Porque la plata no vale mis sueños, y por el "déficit de presupuesto" no me voy a dejar ganar. A una loca como yo, si le hacen falta papelitos verdes.... SE LOS INVENTA.

Así que si ven a una niña, crespita, de pelo claro, ojos verdes y sonrisa curiosa contanto cuentos en las esquinas o vendiendo poemas, es porque es la forma en la que puedo pagarme mi carrera.

Pero de que se puede. Se puede.

Y TODO A PULMÓN
(Qué así es más bonito y suena mejor, ¿o no? ;) )

Luna.

3 comentarios:

Mar dijo...

Lunita, me encantó lo que escribiste, se nota que te salió de bien adentro. Cómo le ponés ganas, guacha. Con esa convicción vas a llegar a la luna (ja) si querés. En serio.
(Me encanta como escribís).
Un besote.

Anónimo dijo...

Te amo.

Nico dijo...

Bien ahí, poniéndole el pecho a las balas. Está barbaro que la remes así para poder estudiar, seguí así que vas a llegar muy muy lejos.

Abrazo grande.