1.04.2010

Momento hueco:

Acabo de pintarme las uñas de la mano izquierda con el esmalte que me regaló mi mamá. De escarchita-brillantina morada. Me miro la mano y me siento demasiado femenina...

¿Me estará dando el síndrome de Bob el Constructor (para más información ver en el diccionario lunésico que está a su lado derecho)?

Si decido: a) empezar a usar tacones puntilla. b) vestirme de uniforme militar por favor, querido lector PÉGUEME. No tengo ganas de ser un mal estereotipo.

5 comentarios:

Cadmio dijo...

Me caen bien las lesbianas que conservan la femeneidad. Siguen siendo chicas a las que les gustan otras chicas, de otra forma me suena a que están resentidas con el sexo que les tocó...

Igual, mientras no se dejen crecer el bigote, todo bien...

Dante.

Lyds* dijo...

(resentidas? uhhh pero que error tan grande)

Lunita pásate por mi blog, there's something for ya!

:D

Nico dijo...

Tal cual, tenés que conservar la femineidad, por si algún día te volvés..

Abrazo grande.

Luna dijo...

Cadmio-Dante(¡qué nombre tan seductor!): Adhiero. Pero hay también lesbianas que se llevan a las patadas con la femeneidad pero no tienen ni la menor gana de ser del sexo masculino. Cuestión de idealismos y blablá. En fin gente rara hay en todas las orientaciones sexuales.

Lyds: Awww GRACIAS! (:

Nico: Conservar un grado moderado de feminidad es bueno, adhiero. Pero...por si un día me vuelvo ¿qué? o.o No entendí.

.Ophelia. dijo...

Yo soy muy femenina (no me he preocupado en quitarme ni un ápice de femineidad de encima) pero tiemblo de emoción si vislumbro una chonguita... (debo decir, que no vislumbro nada...)