12.29.2009

Porque además de todo, enamora.

Tengo la necesidad imperiosa de volver a guardar conversaciones de messenger, de guardar tus conversaciones, y cada palabra, y cada punto, y cada suspiro, y cada corrientazo que me provocas de la planta del pie, pasando por mi entrepierna, enredándose en mi corazón, desvíandose a la palma de mi mano, y llegando hasta mi cerebro.

Pero la mayoría de veces, inexplicablemente y casi diría que por casualidad, termino haciendo clic en la X roja.
(Será que no quiero que seas sólo letras, sino que seas eterna... en mí, eterna. Y jamás aprenderte de memoria para que todos los días me sorprendas, y todas las noches te extrañe)


________________________//________________________

Porque sí, señoritas (¿algún señorito comenta por aquí?) la conversación de anteanoche con Lía estaba como para guardarla para siempre. Jamás de los jamases me había puesto tan... bueno, sí, caliente. Qué forma de estremecerme todo que tiene esa mujer, ¡y dice que soy yo la que la provoco! Me pone peor que como me ponía en sus tiempos Dana... porque Dana me hacía sentir cosquillas de la cadera para abajo, Lía me hace sentir cosquillas entera. Corazón incluído. Y ya le dije, le dije que me enloquecía el que me hiciera imaginarla tirada en el pasto, debajo de mí, nuestro pelo mezclándose, nuestros labios también...
Joder, la diferencia es simple, además de calentarme, me enamora... y eso no lo había hecho nadie hace mucho, mucho, mucho (ugh, no, mejor no recordar a ese monstruo) tiempo .

Cariñitos de papel (?),
Luna.

12.28.2009

Para vos.

A vos que estás en mis sueños dos veces por semana, que aún me sacas una sonrisita escapista cuando apareces conectada, contigo que siento mi alma atada por lazos más fuertes que cualquier cadena, mi amiga del alma, mi mente psicópata perdida, mi hermanita gemela...
A vos que aún te amo con todo así nos estén comiendo los silencios, a una de las personas que más adoro en el mundo, a vos que me enseñaste a ser feliz, que me sacaste de los huecos más oscuros, que me diste alas otra vez.
No tengo palabras para agradecerle a la vida que hace diecisiete años hayas caído en este mundo, y mucho menos para agradecerle haberte encontrado hace unos cuantos. Sos el único parasiempre en el que creo, porque por toda mi vida, pase lo que pase, seguiré diciendo cada 28 de diciembre...

Feliz cumpleaños, preciosa.

Eres una persona brillante, fuerte, magnífica..y jamás me cansaré de repetirtelo, porque ni tú misma te puedes tumbar de mi pedestal, lo sabés. Nunca, nunca, nunca quiero perderte. Me importas, te necesito, te adoro....
Te amo, como a nadie más puedo amar.

12.27.2009

Pensamientos sueltos V.1

-Siempre he creído que las mujeres que oyen Rachel Yamagata algo de lesbianas tienen.
- Desayunar con coca-cola no puede ser bueno, Luna, pero ahí... si no he dormido entonces no cuenta como desayuno, y puedo seguir tomándomela.
- Qué ganas de un kool light con un café premiun, de McDonalds de Lourdes si se puede.
- No sé, fíjate, me pone contenta ser la única persona despierta un domingo a las 7:30 am. La vida me puede parecer linda a veces.

Amaneció, y yo aún aquí.

Amaneció, el cielo azul brilla por debajo de la cortina y yo secretamente deseo que la luz no entre. Porque no sé que voy a hacer cuando termine de salir el sol. Te extraño y no estás y no sé a dónde ir a buscarte. Tengo un hueco tan grande en el pecho que se traga hasta mis ganas de llorar. Te necesito y no estás. Nadie está nunca. ¿Qué karma estoy pagando?

Estoy cansada, terriblemente cansada a pesar de haber dormido más que la mayoría. Se me hace difícil creer, se me hace difícil confiar, se me hace difícil seguir. ¿Cómo puedes quererme? Si soy un montón de palabras sin sentido nada más… si soy un pedazo de persona que no se halla a sí misma y no entiende nada. ¿Cómo puedes quererme si no soy capaz de darte ninguna certeza diferente a que también te quiero? Te quiero aquí, te quiero contra mí para poder abrazarte de la cintura y jamás soltarte, para perderme entre tu pelo y sentirme menos pesada, para susurrarte al oído "te amo" y que me creas.

Suspiro pasito, como sin querer, como si no quisiera romper el silencio de la madrugada que cae pesado sobre todo. Y leo otra vez tu mensaje. No entiendo nada, cenicienta, no sé qué está pasando. No sé a qué estamos jugando, qué estamos haciendo. ¿Me explicas? Estoy asustada, terriblemente asustada y apaleada. Me tengo pánico. A mí y a mi increíble talento para enredar las cosas más simples. Para enredarte. No quiero enredarte entre mis inseguridades y mis vacíos, pero te necesito. No quiero que resultes una más de mis historias, mis cuentos siempre acaban mal… no conozco los finales felices, no los sé escribir.

La lunas son los cuerpos celestes más tristes de todo el universo ¿sabías? No brillan por sí solos, no tienen capacidad alguna para albergar vida, ni siquiera tienen mayores cualidades físicas. Son sólo una masa de piedra que levita en torno a un planeta, permanentemente atada a su órbita, y que juega a brillar con luz robada. Yo soy una luna, y soy una luna a la que a veces se le pierde el sol y no sabe brillar y se queda ahí. Opaca. Vos tienes luz propia, cenicienta, aunque por eso mismo no puedas verla. Pero yo, desde acá arriba, sí te veo brillar. Y me enamoré de tu luz, y de tu sonrisa y de tu manera de caminar. De tus misterios y de tus respuestas, de tus historias y de tus risas.

Y tú te enamoraste de mi brillo. Dime, cenicienta, ¿qué voy a hacer cuando se me esconda el sol? ¿Qué vas a hacer cuando sea una luna nueva que no entienda cómo brillar? ¿Qué vas a querer de mí? Nada puedo ofrecerte… ni siquiera palabras, bonita, porque ellas también vienen sólo cuando quieren. Sólo me puedo dar a mí, a mis abrazos desgajados, a mis besos inexpertos, a mis ojos cansados, a mi pelo desordenado y mis labios permanentemente hechos mierda. A mi voz que no siempre dice algo útil, a mis pasos que no saben a dónde van, a mis ganas de reír, de llorar y de sentir. A mi corazón que siempre ha sufrido de insomnio y no sabe de límites, mi corazón desenfrenado, insolente, imprudente y apasionado.

Y lloro en silencio porque… porque no quiero darme contra las piedras otra vez. Quiero aprender a volar, y aprender a volar contigo. No te imaginas lo fáciles que me haces las cosas, lo sencillo que es soñarte y respirar más tranquila, lo lindo que es decirle a la gente que pregunta en qué ando que estoy enamorada. Y no sabes lo mucho que me gusta amarte. Pero no te entiendo, y me enredo y no sé.

Y la vocecita grita en mi oído: no eres quién para que te amen de vuelta. Pero no me importa, no me importa la vocecita si tú estás, si me crees, si quieres arriesgarte conmigo.

(Ayayay, entre que ella y yo casi no nos hablamos, y se nos está desgajando hasta la amistad.. y esto que me pasa con Lía, hoy me duele bastante el corazón.)

12.25.2009

Feliz navidad y un botón.


Hace dos días iba en un transmilenio normalmente, sentada en el círculo ese donde no hay sillas y oyendo música en Blue (mi mp3) cuando un señor se sentó a mi lado. Bien. No cruzamos palabras y el trayecto siguió. Al rato el señor tocó mi rodilla para pedir mi atención y puso un botón blanco sobre la palma de mi mano. Un botón: blanco, cuatro agujeritos para el hilo, y un rebordecito color cobre. Lo miré en busca de una explicación y dijo: "Por tener una linda alma, feliz navidad" y se bajó del transmilenio y se fue.


A ustedes, que también tienen lindas almas, muchos botones blancos. Y una muy feliz navidad.


PD: Para que se burlen: ¿saben que regaló mi tía de navidad a todas las mujeres de la familia? ¡Toallas higiénicas! Hilarante. ¿Quién regala eso por navidad?... es más: ¿Quién regala eso? A mi tía le patina la cabeza. ¿¡Qué les regalaron a ustedes?! ¿Cual fue su regalo más raro, o el más lindo?

PPD: Mi regalo más lindo fue que cierta morochita confesara, finalmente, en voz alta, que está enamorada :D

12.18.2009

Mucho más voltaje.

(Porque tenía que descargar mi cabeza, y mi diario de papel está muy lejos. Un post que probablemente sólo me interese a mí)


Lía y yo somos una descarga eléctrica, o así lo siento yo. Cada día me sorprende más esa muchachita, y por más que intento no me aburre. No logro que lo haga, ni por un instante, ni siquiera cuando está caprichosa y resuelve que no quiere hablarme y sólo escribe pedacitos de canciones en el messenger.
Cada día me enamora un cachito más, y me gustaría pensar que hago lo mismo. Pero un momento, tatequieto Luna. Prometí no hablar de amor. No después de lo que pasó la última vez con ella.

¿Qué pasó? Me dijo que me amaba, y luego echó para atrás. Así, como lo oyen. Retirada absoluta, entre un montón de disculpame, porque Lía no puede evitar disculparse por casi todo (despertarme a las 3 am, largarse para la costa, acabar con mis minutos, causarme un cuasi paro cardíaco, y decirme que no me ama of course). Pero la entiendo, soy mucha presión. Soy la boluda más enamoradiza que hay sobre la faz terrestre y eso no está para nada bien, y no está bien que espere lo mismo de los demás. Y que alguien te esté repitiendo cada cierto tiempo "te amo", cuando nadie más te lo había dicho en la vida, pues precipita las cosas. Además, mi profesor de física (ex-profesor, uhm..lo voy a llamar el Sabio Marsopa de ahora en adelante) que nos conoce muy bien a las dos, me dijo algo muy muy probable "Tonta, pues te lo dijo porque en el momento lo sintió. Ella es así. No todo el mundo es "flash"como usté para estas cosas, dele tiempo".

Y por eso me prometí dejar de hablar de amor. A su vez, Lía hizo una promesa también. Prometió ser completamente sincera conmigo, más sincera que nunca en su vida, y si no se siente sincera diciéndome que me ama, pues me la banco. Y contenta. Porque el voltaje que tiene esa mujercita me electrifica de la cabeza a los pies.

Lía tiene una historia tan heavy como la mía. Similar y a la vez completamente opuesta, como el reflejo de uno mismo en dos caras de una cuchara. Así. Lía es una nena enredadita porque oh, no, a mi no me puede gustar alguien normal, simple, fácil de querer. Luna siempre tiene que meterse en líos, pero así le gusta.

Lía es mi historia hecha piel. Yo soy su historia hecha alma.

Y por eso, people, encajamos tan bien. Ambas tenemos algo que la otra necesita, ambas estamos desesperadas por volvernos piel y alma. Yo estoy harta de ser letras, ella está harta de ser objetos. Y ambas tenemos esta sensibilidad, este noséqué de artistas, esa candela que nos quema los pies.

Y yo ya me cansé de jugar a la tonta irremediablemente enamorada para convertirme un poco en Sam, y aplicar el papel de seductora. A mi manera, claro, por es ella la que toca el saxofón.

El juego es un poco injusto porque es ella la que tiene toda la madera de seductora, es ella la que llama y se ríe y me dice "descríbeme dónde estás. uhm. y cómo estás. ahm. ¿me imaginas a mí? Imagíname..." (y no importa cuánto le repita lo poderosa que es mi imaginación, ella insiste en que no le ponga freno), es ella la que canta canciones que elevan el ritmo cardíaco, es ella la que no deja de asombrarme con lo inteligente que es, es ella la que dice que me parezco a un personaje de Cortázar ("sos..como un personaje de Rayuela. Pero no, no la Maga, no. Te imagino sentada en el restaurante donde se le cae el cubito de azúcar, allí, sentada"), es ella la que me "roba" besos por messenger, porque copió mi manera de describir acciones mientras chateo, y ahora le encanta ponerme a mil con la idea, es ella la que dice "ay MI lunita enamoradiza y loca" y me hace sorprender de lo mucho que me agrada ese MI.

Creo que esto era la que estaba buscando, desde hace más de un año. A ella la estaba buscando. Con sus líos y su "en eso soy un poco como los gatos, infiel, aunque a veces me sorprendo". Me arriesgo, salto al vacío por ella, por sentirla y que me haga sentir. Salga o no completa de esto, este arriesgando o no más que ella, no me imorta. Me la estoy gozando y a veces eso es lo más relevante.

Ayayay cómo quiero que sea 6 de enero y me traigan de regalo de reyes una Lía empacadita y con un moño :3 (si ella lee eso, me manda a la mierda.."¡¿¡Un moño, Luna?!?" jajaja.)

Ces't finie. Sólo necesitaba sacarlo de mi cabeza.

12.14.2009

Es de noche, puedo ver las estrellas titilar a través de mi ventana. La luz que entra es tenue, pero suficiente para dejarme ver tu silueta, recostada contra la cabecera de mi cama. Estás aquí, finalmente estás aquí. Veo tus ojos casi verdes fijos en la guitarra del mismo color de tu piel, y tus manos ágiles que hacen una música que me desarma, pareciera que estás tocando con mi alma hecha cuerda de guitarra, porque la siento temblar con cada traste que rozas.

Me resulta difícil de creer, pero levantas la cabeza y sonríes a medias, y el cabello que siempre he visto azabache te cae sobre los hombros tentándome a que me acerque y lo enrede entre mis dedos. Si supieras lo sensual que eres, no me harías esto. Pero estás aquí, en mi cama, de verdad. Sabes a que te arriesgas.

Y empiezas a cantar, una de esas canciones lentas que se enlazan perfecto con tu voz ronca, ronca a base de cigarrillo y risas de las cuales me gusta creerme dueña. No soporto estar tan lejos, a pesar de que estoy tan cerca que puedo olerte, ese olor tan tuyo que nunca he podido clasificar, y ver tus pestañas hasta casi poder contarlas una a una. De modo que me acerco y lentamente te quito la guitarra de las manos. No sé muy bien lo que estoy haciendo, mi experiencia es nula en esto, pero la sangre me grita que continúe. Tengo las manos y las mejillas hirviendo, pero tu piel parece estar a la misma temperatura que la mía cuando tomo tu mano. Te ríes un poco, no sé si de mí o de todo en general. Me jalas con suavidad y yo pierdo el equilibrio, ahora estoy sobre tí.
Mi nariz contra la curva de tu cuello, tu respiración subiendo y bajando con rapidez contra mi pecho y tus brazos súbitamente agarrando mi cintura. Y la sensación dentro de mí de estar, una vez más, lanzándome al vacío sin paracaídas. Beso tu cuello y te siento estremecer, ¿o soy yo la que se estremece? y tus manos van encontrando el camino exacto en mi espalda. Tenso mi cuerpo y logro enderezar la cabeza. Mis ojos encuentran los tuyos y lentamente te agachas sobre mí, y siento en mis labios los tuyos, amoldándose con perfección a los míos, quitándome el aire que intento respirar y haciendo que la cabeza me de vueltas, que el mundo se me olvide...

Mi celular suena y maldigo en voz baja, por primera vez oigo mi voz chocar contra las paredes y abro los ojos. Es de día y estoy sola, mis mejillas arden y el corazón está desbocado; pero de tí sólo hay una canción que suena incesante en repeat, y que explica tu presencia en mis sueños. Deberías dejar de regalarme canciones tan sensuales, cenicienta, que luego mi inconsciente no responde.

La canción, por si se lo preguntaban, es Escándalo de Marc Anthony. Y tengo derecho a soñar estas cosas porque Lía se va mañana. Y vuelve hasta el 6 de enero. Fuck ú.u

12.12.2009

"Pague todas mis deudas, pagué mi oportunidad de amar"

Esa es la primera frase que se me viene a la cabeza cuando leo lo último en noticias LGBT mientras Lía aparece por msn.


"Yo era un hombre bueno, si hay alguien bueno en esté lugar / pagué todas mis deudas, pagué mi oportunidad de amar /(....) / pero siempre fui un tonto, que creyó en la legalidad / ahora que estoy bien muerto, ya sé lo que es la libertad"
El fantasma de Canterville - Sui Generis.


Y entre más lo pienso, más me parece que la canción viene como anillo al dedo. Es la canción que terminarán cantando los cientos de homosexuales en Uganda que están a un paso de ser asesinados por una ley. Sí, para los que no se han enterado, en estos momentos está en trámite una ley ugandesa que estipula que las personas homosexuales con VIH deben ser condenadas a pena de muerte, y que cualquier hombre hallado teniendo relaciones con otro hombre será enviado a cumplir cadena perpetua (nótenlo, sólo hombres, ya decía yo. Las mujeres que amamos mujeres no existimos, somos un fallo en matrix.)


¡Una ley! Es que, joder... Hace muchos años yo creía que lo legal, era lo correcto. Y de hecho, lo era. Pero cada segundo la ley se vuelve una simple arma de poder, y las cosas que son legales no tienen nada de correctas ni de morales. Estoy un poco harta de la doble moral de todo gobierno.
Se supone que las leyes las debe hacer el pueblo, Focault mencionaba algo sobre que no eras obligado a cumplir una ley a menos de que hubieras participado en su construcción, o tenido un debate acerca de ella. Ay, Focault, ¡dile eso a un político ungandés y miramos como terminas!


Y no sólo sucede en Uganda, aunque no lo crean, en pleno siglo XXI hay casi una docena de países con leyes homófobas (¿o es homofóbicas? ilumínenme), en las que amar es castigado con cárcel. Es un crimen enamorarse.


Más del 10% de la población mundial es homosexual. Si contamos todo el colectivo LGBT el porcentaje probablemente subiría bastante. Ahora piensen el porcentaje de personas gay-friendly, juraría que llegaríamos a casi un tercio de la población mundial. Y entonces ¿qué está pasando? ¿dónde estamos? ¿por qué no nos ven?


"Paso a través de la gente, como el fantasma de Canterville"


Yo por mi parte voy a seguir haciéndo el mayor ruido que pueda, cargando la bandera de la diversidad con todo el orgullo, y claro, ya firmé unas doscientas convocatorias para actos reprovatorios de esta ley. Y es que somos muchos, y nos tienen que escuchar. No pueden seguir ignorándonos, pasándonos por encima. No podemos dejar que nos sigan matando. Estamos aquí, somos seres humanos, amamos, pensamos, luchamos y no nos vamos a quedar esperando al cambio de siglo para que nos acepten. Yo, no me voy a quedar esperando... y así tarde o temprano podré cantar con todo el aire de mis pulmones:

"Ahora que puedo amarte, yo voy a amarte de verdad / mientras me quede aire, calor nunca te va a faltar / y jamás volveré a fijarme en la cara de los demás / esa careta idiota, que tira y tira para atrás".

Se despide,
Una luna con la punta de la nariz congelada.

12.07.2009

Deja vu.

Y volví a oír las mismas palabras "Y que tu me ames tanto como dices hacerlo, y no poder hacerlo de vuelta porque aún así lo amo a él"

Y las palabras cayeron encima de mí como un balde de agua fría. Le gusto, me quiere, me volví necesaria para ella. Pero no me ama. ¿Qué, acaso soy un vicio más, una adicción, algo que se necesita pero no se ama?

Y yo, como bien estúpida que soy ya que. Ya me enamoré.

Es todo la misma escena, y yo soy la misma idiota sólo que en dieferente presentación, con un cigarrillo entre los labios.

Fuck you, world, mientras que yo me fumo otro cigarrillo así cambiamos vicio por vicio.

(Ja ja ja, y Fran me dice "ten esperanza" ¿esperanza en qué, si siempre me pasa lo mismo? Soy un mal cliché.)

12.01.2009

Extra, extra..


Creo que Lía acaba de decir que le gusto.

¿Alguién puede explicarme qué está pasando? Creo que me dormí y no me enteré y estoy soñando.

Esto suele suceder en las cosas que me invento. Eso de que te insinúan cosas con una canción, digo. Cosas que me invento. Como un tan Dan que nunca existió (Flo se debe acordar de eso, el resto de ustedes no), una Maroma que fue más invención mía que otra cosa, o una Dana con la que creí que iban a pasar más cosas que su simple calentura de heteroconfundida. Pero no, ella es real. Tan real como la pita que está contra mi pecho y juré nunca quitarme. Tan real como su subnick de "Me gusta creer que me gustas" y la canción que me acaba de regalar (con la premisa de "imagina mi voz cantándola" y claro que lo hago, esa voz que me enamora tanto)...


"La luna va surgiendo color de plata,
lo alto en la montaña reverdeciendo,
la lira del cantor en serenata...
reclamanda con llaneza a su amante.

El sol, la melodía apasionada,
la guitarra sonando sin canción,
confiesa el trovador a su amada..
lo que por dentro siente su corazón.

Oh linda imagen de mujer que me seduce
me haces recordar como si estuviera en un altar
esa luna que nos brinda esa luz,
es malandrina, no precisa trabajar.

Acuerdate, mi bella enamorada
la luna nos invita a pasear
sus rayos iluminan todita la plaza..
por donde deberíamos pasar.

La calle está desierta, ven querida.
Espero en el viento tu fragancia,
y verás que al surgir la madrugada,
sus ojos volverán hacia sus niños.

Oh linda imagen de mujer que me seduce
me haces recordar como si estuviera en un altar
esa luna que nos brinda esa luz,
es malandrina, no precisa trabajar."


¿Qué opinan ustedes... estoy creyendo cosas que no son?

¡Ay, cómo quiero que sea jueves para verla y darle un abrazo de eso que nos damos y que el mío es siempre más grande, y poder ver en sus ojos pardos si estoy soñándomelo todo o si los sueños decidieron volverse realidad!