11.30.2009

Feliz cumpleaños a mí.

Yeeeeeeeeeeeeeeeey estoy de cumpleaños. Feliz feliz cumpleaños a mí! :D

Pero no vengo a contarles eso, sino lo que pasó ayer. Ayer fue mi "fiesta" de cumpleaños. En realidad decir fiesta es algo incorrecto porque cuando digo fiesta lo primero que piensa todo el mundo es en globos, torta, una salón, trago... pero no, eso no me va a mí, ya lo sabemos. Y tras ocho años de que mi cumpleaños consistiera en ir a cine con 3 amigas y luego partir una torta, me rebelé.

Como estoy en plan de conquista (bueno, no del todo, pero a veces me gusta imaginarlo así) me ingeníe un plan que a Lía le gustara y a mi también, una celebración con mucha magia. Así que cité a mis amigos a las dos de la tarde en el parque nacional, sin ningún plan distinto a hablar tonterías, tocar guitarra (corrección: que Lía y Fran tocaran guitarra, y nosotros los miraramos, jaja), cantar, bobear.

No dormí la noche anterior, he de confesar. Estaba muy ansiosa y asustada (sí, asustada, yo normalmente no armo planes con tanta gente y este fue un poco improvisado y me daba pánico que algo saliera mal). Me la pasé viendo The L word, jaja (no me acordaba que Danna me cayera tan bien o.o).
A las 2:30 estaba yo parada en el punto de encuentro del parque (si, 30 min después, la puntualidad no es mi fuerte) con Les y Fran. A los 10 minutos llegó ella, con su guitarra al hombro, sus converse cafés que me encantan, y su timidez tan parecida a la mía. Acéptemoslo, el corazón me empezó a latir más rápido en ese segundo. Al rato llegó Cindylú y nos sentamos en la mitad del parque, justo en la torre del reloj, a hablar y ver a Fran tocar porque Lía no se dignaba. A veces es mala, mala, mala conmigo.

Ah, y me dieron regalos! Fran me regaló plata (a veces me pregunto que tanto me conoce mi mejor amigo ¬¬), Cindylú me regaló un libro de Saramago (suena a que ella sí me conoce.) y... tarán, Lía me regaló una compilación de jazz con una dedicatoria linda en el empaque (escrita con su letra apretadita y ordenadita que tanto me gusta) y entre la compilación la canción que me dedicó (no les conté que me dedicó Blue Moon.. "Blue Moon now I'm no longer alone"). ¡Cómo me seduce el jazz, joder!

Y nos reímos, y cantamos y asustamos gente que pasaba por ahí. Y Lía me compró un globo con estrellitas y adentro otro globito amarillo. Dijo que había sido inevitable porque ese globo era muy yo. Andé todo el día como una nena de tres años con su globo atado a la muñeca y una sonrisa idiota tatuada en el rostro... aunque el globo tuvo un final triste que me hizo pasar un muy buen momento. Yo tenía un morral a mis espaldas y para podermelo quitar con el globo en la muñeca fue un lío, así que me lo até a la cuerdita con dos dragones que siempre llevo en el pecho. ¿Resultado? Fue igual o peor de molesto, así que le pedí a Lía que me ayudara. Se inclinó sobre mí y toteó la pitica. No puedo explicar por qué me latió el corazón de la manera en que me latió, supongo que por tenerla tan tan cerca. A los cinco seg el viento se llevó el globo que se toteó contra un árbol, fue triste. Pero lo lindo viene después, ya verán.

A eso de las 5:00 pm llegaron Vene y Pau, que me regalaron un ramo de claveles al estilo Luna Nueva de Stephenie Meyer atado con una manilla del orgullo gay (ja! ahora tengo dos) y una olla con papas (no pregunten..). Ah, y TRAJERON VELITAS <3, y las pusieron en un chocoramo (un pastelito para una persona, jaja) y me cantaron el happy b-day mientras yo me ahogaba de la risa y no podía soplar las velitas. Casi incendiamos el parque.

Después de eso llegaron 5 amigos más y me trajeron una torta de chocolate deliciosa, y un bolso púrpura divino. Y nos sentamos todos en el pasto en un círculito a hablar y recordar, y muchas cosas. Entonces Lía finalmente se dignó a tocar. Fue sublime. Mientras Lía tocaba y cantaba de una manera que me hacía estremecer, nosotros prendimos las velitas que quedaban y sostuvimos una cada uno, y en ese mismisimo instante las luces del parque comenzaron a prenderse una a una y... wow, fue surreal. Quería quedarme en ese circulo de llamitas, rodeada por mis amigos, sentada al lado de ella, por siempre.

Pero después se hizo tarde y cada uno tomó su respectivo rumbo.

A eso de las 9 llegué a mi casa. Se cumplían 26 horas de no dormir pero aún así yo aún tenía esa enorme sonrisa idiota y esas ganas de salir y seguir compartiendo vida con mis amigos. Pero entre tanta felicidad había un huequito en mi corazón. Mon y ella (si, ella, mi ella de todos los posteos..) no habían dado señales de vida.

Con Mon me lo esperaba, creo que ya es hora de dar a esa amistad por muerta. Pero la extraño tanto, me hacen falta tantas cosas de ella, fuck. ¿Por qué tenía que cagarse una amistad tan bonita de esa manera? Que se joda, en serio. Adiós, adiós ex-querida mejor amiga, sigh.

Y ella, ¿dónde estaba? ... corrección: ¿dónde está? Hace más de una semana que no aparece. La extraño. Normalmente, el 29 de noviembre a las 10 pm (De acá, 30 de nov a las 12:00 de allá) era ella la primera en desearme feliz cumpleaños, la primera este año fue Lía. ¿En que andará metida? No es que esté de nuevo enredándome la cabeza con miedos terribles, sino que la falta de una persona que amas siempre te abolla un poquito el corazón. Pero las cosas están cambiando.. no pienso imaginar lo desesperada que estaría si ella no apareciera y Lía no estuviera por ahí. Creo que la estoy volviéndo menos necesaria, y eso es bueno. Estoy aprendiendo a respirar, y dejarla respirar.

Uhm, pero antes de terminar el posteo les tenía que decir lo otro lindo que pasó con la pitica del globo (porque el globo murió). Pues resulta que me conecté a msn a pesar de estar brutalmente cansada (me conecté buscandola a ella, aceptémoslo) y como no había nadie me puse a divagar (haciendo tiempo) y me puse a pensar en Lía, porque era de esperarse. Y en lo linda que es y en lo excepcional que había sido el día que acababamos de pasar. Y me puse a pensar en todos esos amores casi imaginarios que he tenido y me sentí algo mal... ¿estaría haciendo castillos de aire, otra vez? Pero en ese momento sentí la pitica del globo contra mi pecho (yo había olvidado por completo que seguía ahí) y recordé el aroma de Lía cuando me abrazó y se me disiparon muchos pensamientos lúgubres. Y, tarán, además en ese momento se conecto Lía. Y entre cosas y cosas le comenté eso, que aún tenía la pita del globo atada a mis dragones. Me respondió que lo sabía, que había notado que yo no la había quitado cuando se soltó el globo, pero que no dijo nada porque "quería que no la quitaras". De más está decir que le prometí que no la iba a quitar, y de hecho aquí sigue, contra mi pecho.

Y esa fue la víspera de mi cumpleaños, y así las 12 de la noche me cogieron dormida (literalmente) sobre el computador, mientras Lía me arrullaba con sus palabras sabedora de que probablemente estaba dormida, puesto que ya se iban a cumplir 31 horas de no dormir.

¡Ay, qué feliz, feliz, feliz soy!

PD: Una buena nueva, se acuerdan que dije que no sabía si Lía sabía que yo me enamoraba de mujeres? Bueno, ahora no le queda ninguna duda. Sabe que soy una mujer que ama mujeres, y no le importó en lo más mínimo. =D.

11.28.2009

¡Qué linda víspera de cumpleaños!

Conversaciones |que me enternecen:

Creo que soy porque te invento... dice:
qué bueno leerte reir!
En fin, nos vemos en 10 horas. Un abrazo

Luna. ~ dice:
Nos vemos (:.
Otro abrazo pero más grande, lero lero.

creo que soy porque te invento... dice:
espero no quedarme dormida en medio de tus brazos ahora invisibles
no, mentiras... espero hacerlo
dormir arrullada por esas palabras tan tuyas
siiiiiiiiiiiiiii
así que me dormiré

Luna dice:
Ja, a mi no me molesta. Me alegra arrullar niñas de ojos lindos.

creo que soy porque te invento... dice:
entonces lo haré....
hasta dentro de 10 horas

A que es linda, verdad? <3. Y cómo conté esas 10 horas! Pero va para otro post...

I'm crazy for this girl.

Lía, la "afortunada" del posteo pasado (según Pez, porque yo creo que la afortunada soy yo), tiene dieciséis años. Unos..10 meses menos que yo. Tiene unos ojos pardos enormes que te sonríen en cuanto te ven, una melena de cabello castaño oscuro que siempre creí negra y una sonrisa preciosa. Tiene tanto carácter que a veces me apabulla, de la misma manera que me apabulla cuando juega básquet, porque a mí siempre me toca en el equipo contrario y ella siempre se las ingenia para brillar, porque es excelente jugando lo que le pongan. Es también una persona increíblemente talentosa para la música, creo que mi imagen favorita de ella es la del último festival del colegio.. sentada en el escenario, con una vestido curioso, la guitarra entre las manos y cantando. Canta tan lindo, y toca con tanto talento. Es un geniecito, nada que hacer.
Hace unas 3 semanas apareció en mi vida. O bueno, apareció por primera vez hace dos años cuando terminó contra una pared por mi culpa (soy un poco brusca jugando cualquier deporte, lo siento...me crié con hombres) y me enteré de que estudiaba en mi colegio, un curso menos que yo. Me gustó por la forma en que jugaba, de una manera que te deja hipnotizada, y porque -para qué lo vamos a negar- tiene unos brazos tremendamente sensuales aunque no puedo explicar bien por qué. Pero me resigné a que engrosara esa lista de mujeres que me gustan y... y ya. Que veo, me hacen lanzar un suspirito y ya. Nada más.
Pero hace 3 semanas se le ocurrió hablarme. A ella, lo juro, yo no tuve nada que ver. Apareció en mi chat de facebook queriéndo saber cómo estaba yo, y yo justo estaba patentemente mal. Quiso saber por qué y antes de que me diera cuenta la tenía en mi msn. De ahí en adelante todo fueron charlas hasta la madrugada, risas, cosas en común, teorías filosóficas.
Y sí, lo acepto, me enamoré un poquito. Lía me hace feliz como no era hace mucho. Esa felicidad tonta que te estremece la panza y te zampa una sonrisa idiota en la cara que no se te quita en horas. Me enamoré de las canciones que me regala en la madrugada, me enamoré de lo linda que luce cuando imita mi manera de hablar, me enamoré de la sensualidad de su piel morena y sus ojos pardos -a veces casi verdes-, me enamoré de la risa que me provoca cuando compruebo que está loca, me enamoré de su alma indomable de artista, me enamoré de su curiosidad y sus ganas de siempre saber más, me enamoré de su caligrafía pequeña y ordenadita en mis hojas, me enamoré de lo despreocupada que soy cuando estoy con ella.
Pero no, Lía no sabe del todo lo que provoca. Sabe que soy feliz con ella, que la quiero, y lo bien que me siento cuando está a mi lado. Pero no sabe aún que me enamora (de hecho, no estoy muy segura de si sabe que me enamoran las mujeres, pero eso ya lo arreglaré), y no pienso decírselo próximamente. No es un secreto que me pese, a ella le gustan los misterios y este es uno que tiene que desenredar solita. Mientras tanto seguiré seduciéndola con mis letras (y esto lo dice ella, no yo) y yo enamorándome de cada canción que me manda, y de cada segundo de su compañía que me regala.
¡Ay, cómo estoy de ilusionada porque sea mañana y se aparezca con su guitarra al hombro en mi cumpleaños!


PD: Ah! Por cierto, y antes de que me regañen por andar por ahí quriéndo convertir heteros.. sí, dudo seriamente de su heterosexualidad. Y no soy la única. Como dicen en mi tierra "cuando el río suena, piedras lleva" y mejor para mí que todos los chismes que escucho algo tengan de cierto ;)

11.27.2009


F R I D A Y
I 'M
I N L O V E .






(y sé que eventualmente tengo que dar una explicación de esto, y pasar por sus blogs, pero son las 11:48 pm, estoy muy dormida y no me da la gana)

11.19.2009

End up like this.

Soy un desastre, patente e inútil, que escucha jazz a las 2:45 am tentando a su salud, que al fin y al cabo qué importa. Soy un algo que se deshace con cada nota del saxofón y que no sabe cómo unirse de nuevo. Un ente que ni siquiera llora, sino que musita la canción con la voz rota porque los sollozos se le acabaron en algún momento de la madrugada.

Estoy deprimida, fuertemente deprimida, y la depresión se me agarra de los tobillos y no me deja caminar. Y los miedos se me traban en los pulmones, la angustia me agarra de la cintura y la desilusión me tira del brazo mientras la rabia me tira del otro. Y yo no opongo resistencia; que me trague la oscuridad si quiere indigestarse, es su problema.

Y me hundo y qué importa. Duele. Duele amar, duele querer, duele soñar. ¿Todo tiene que doler? No quiero que duela. ¿¡¿Es que acaso no hay un puto aspecto de mi vida que no duela?!? ¿Uno, uno sólo que no me haya tirado por completo? Pero ya ni siquiera quiero buscar culpables. Tal vez en eso maduré un poco... ya no importa quién tiene la culpa, importa solucionar las cosas. Pero no puedo. No me siento ni capaz, ni con ganas de intentarlo. Los desastres no hacen buenas cosas.

Ay, ¿a quién le miento? No sé ni para que escribo aquí. La reina de las letras se suicidó y ninguno de mis posteos, o mis versos, o mis discursos de grado, o mis lo que sea valdrá la pena.

Si hago un recuento de los textos infinitamente idiotas que tengo cada vez que me deprimo no acabaría nunca. Pero al menos para eso soy buena, para quejarme... vaya consuelo.

No quiero creer nunca más en nada.
Tanto así que no soy capaz de soñar con tus ojos lindos de musa morena y tus pies descalzos, que no soy capaz de darme la oportunidad de quererte. Yo, yo que nunca aprendí nada de mis errores, que me vanagloriaba de tener el coraje de volver a confiar siempre, de volver a caer con toda la grandeza posible... ahora estoy asustada y sentada en un rincón aterrada de moverme.

Tanto así que no soy capaz de soñar contigo para conciliar el sueño, que no soy capaz de creer que seremos lo que somos por siempre o que tendremos un final feliz en el que acabemos encontrándonos. Yo, que era aquella que siempre mantenía la esperanza estúpida de chocar contigo una tarde septembrina cualquiera en nuestros futuros.

Desearía dormir por siempre.
Y lo intenté, quizá por eso ahora tengo este insomnio de mierda. Dormir el resto de mi vida, sin moverme, sin hacer nada diferente a mantener cerrada la cortina y los párpados hasta que la vida se acabe. Hasta que el futuro venga, me encuentre, y me trague de un mordisco y de mi no quede nada... total, ¿qué iba a quedar de mí que sirviera de algo?

Son las 3:45 am y ahora suena Son of Dork. La letra duele igual que el jazz y mi despertador está próximo a arrastrarme a un colegio al cual no voy hace días, escudada por una fiebre que presumo es más un síntoma de mi alma rota que producto de algún virus extraño. Los médicos pueden decir lo que se les dé la gana.

Muy inútil para sonreír, muy inútil para estcribir, muy inútil para ser feliz. Me conformo con respirar, y sentirme para la mierda deseando un abrazo que se me escapa de la memoria con demasiada rápidez. Total, no hay nadie que lo renueve, y los abrazos añejos terminan siempre por caducar... si no, digánselo a mi ex-mejor amiga.

There's nothing left.
We're just a shadow of what we used to be.

11.15.2009

Desubicada.

Siempre me he preguntado qué se sentirá drogarse. Muchos porritos de marihuana me han pasado cerca, muchas pastillitas de colores varios, contonéandose para que los tome en mis labios y me deje llevar. Pero no, entre la experiencia con los antidepresivos y la sobredosis de advil, creo que tuve suficiente al respecto de sustancias psicoactivas.

Aún así, con lo que respecta a perder el control de mi misma... en eso soy excelente.
Creo que no necesito de algo considerado "droga" para drogarme, lo cual tiene sus pros y sus contras, like all in the life.

Hoy estoy altamente drogada, de manera que no me hago cargo consciente de lo que diga este post. Estoy en mood: Hija de puta de mala calidad, y se lo aguanta el mundo. Todo debido a que llevo sin dormir quién sabe desde cuando, a que estoy estresada, a que consumí demasiado chocolate y me empaqué 2 litros de coca-cola yo sola. En conclusión y gracias a una mezcla de diversos factores y varias sustancias químicas (serotonina y cafeína) mi cerebro está hecho mierda y delira. Ah, y escucho Marilyn Manson, cosa rara porque normalmente no lo hago y menos a las 4 am en total oscuridad, pero supongo que su música de cierta manera droga también.

Mi amigos suckean ¿saben? Bueno, no todos. Generalizar es malo, dicen. Pero sí la mayoría. Pero eso pasa; crecemos, cambiamos, abrimos los ojos... y la amistad se va a la mierda. Hablando sinceramente (los borrachos son sinceros, ¿los falsos drogados también?) también es en parte mi culpa. Creo que le tengo un muy bajo grado de tolerancia a la gente y sus errores estupidos cuando estoy así, como ahora. Pero... whatever, ya no me cuadran. Ya no les cuadro. Fuck them all. Llega la universidad, llega un nuevo camino, y cada loco por su lado. Mon, Tomás, Al, Cao, Les... todos se pueden ir a la mierda.
Con Cami me da pesar, es mi culpa que nuestra comunicación sea nula, soy yo la que no ha hecho el esfuerzo de volver a contestarle los e-mails. Tengo que revivir esa amistad o probablemente me arrepentiré el resto de mi vida. Y con Fran, bueno...las cosas andan a patadas. Es mi mejor amigo por algo. Cuando me harto le cuelgo el teléfono y eso es todo. Lo lindo es que el vuelve a llamar (y sí, le contesto. No soy tan hija de puta aún).

Creo que hasta ahora me doy cuenta de que tengo amistades cíclicas, qué asco de persona que soy por Dios. Dado que en mi primaria nunca tuve amigos, no puedo hacer la cronología desde tan antes, pero que yo recuerde en el bachillerato me la he pasado turnándome a mis amigos. Por épocas. Me harto de ellos. ¿Quién era la que decía que se aburría de la gente? Ah, sí, Tsu. De mi se aburrió planamente, lastima porque la quería. En fin, parece que yo también me aburro de la gente y al más mínimo incentivo los mando al demonio... Parece que me harté de todo a la vez. Triste. Pero a la mitad de ellos no los voy a volver a ver (nos graduamos y si te hablo, que sea por facebook), y a la otra mitad puedo optar con toda tranquilidad por no volverlos a ver (creérte mi amigo sólo porque compartí un par de cosas contigo en 6 meses es muy iluso, cherie).

¿Y luego? Claro, es muy fácil mandarlos a todos a la mierda... pero una persona altamente depresiva con una autoestima ínfima necesita amigos. Supongo que me las arreglaré con los 2 o 3 que quedan. ¿Quién necesita más? Las hijas de puta como yo nos las arreglamos bien sola, gracias.

Hablando un poco de nada y un poco de todo, necesito salir. Desde que llegué de ingleslandia no he salido... ¡ni siquiera a tomar un café! Necesito vivir la vida, como dicen en las películas. Y obviamente que obviamente que fantaseo con la típica salida de mucho alcohol, muchos besos que se van a olvidar, muchas luces y mucho desconocerme. Pero también sabemos obviamente que no soy así, aunque me moriría por serlo. Que las rumbitas a las que van mis compañeros de colegio me quedan cortas... tomar trago sentados en un parque no me llena, sepánlo. No sé que me llena, a veces un buen libro, a veces no, pero sé que una cerveza no me llena en absoluto. Y una borrachera tampoco. Tengo la firme persepción de que los que van a fiesticas así son una manada de imbéciles huecos con los que no tendré nada en común y me la pasaré dándome contra las paredes. Algún día encontraré una rumba que sí sea de mi estilo.

Debería volver a ver a mi psicoloca, por todo esto de los cambios post-graduación, de la adaptación a la U, de la mañana de tener insomnio en las madrugadas y empezar a decir y hacer cosas raras (como meterse a chats para lesbianas... no lo hagan, son un asco. Si alguna vez encuentro uno que valga la pena, les cuento), de la misteriosa vuelta de mi papá y de tener sueños con señores de más de 40 años. Sueños malos, porque no debería soñar con tener una relación amorosa a escondidas con mi cuasi profesor. ¿Hasta cuando con el complejo de lolita, Luna? ¿No habíamos roto ya con ello?

Ay, al demonio. Y hablando de demonios, me voy a hablar con the devil.

Mañana, cuando me dé resaca, me voy a arrepentir.

11.12.2009

Un no-post.

Hoy estoy planamente de mal humor. De esa clase de mal humor mezcla de aburrimiento, hartazgo, cansancio, estrés, soledad. De esa clase de mal humor que se resuelve hablando con un buen amigo. Quiero hablar con alguien y no hay nadie.

11.11.2009

Cuando la vida te da tres vueltas y 270º-

Son la 1:07 min de la madrugada del jueves. Tiemblo. Pero no por frío, ni por sollozos atorados en la garganta, ni por miedo. Tiemblo porque mi organismo dice a gritos que tengo que dormir. No duermo más de 4 horas diarias (y eso cuando tengo suerte) desde el jueves pasado, ¡y eso incluye sábado y domingo!
Supongo que en el colegio decidieron darnos una probadita de lo que es el ritmo de la universidad.

Estoy mareada, me duele la cabeza después de terminar tantos talleres, pero aún me quedan por hacer un índice onomástico y uno temático de mis apuntes del año. Bastantes apuntes, por lo tanto bastantes nombres y temas, eso empastado para el viernes a las 8:00 am. También está la síntesis para el quiz de física, que no sé si será para mañana o no, pero que ya me veo haciendo en el descanso. Y el enorme taller restante, el de filosofía, para el viernes también. Ah! y los exámenes finales para la próxima semana.

Debería estar trabajando ¿no? Digo, en vez de andar por aquí escribiendo tonterías. Pero no, tenía que escribirlo en algún lado y sabemos que este es mi diario virtual. Además, quería pedir perdón por no volver a postear... es lo que pasa cuando no tienes tiempo ni de dormir.

El viernes termino las clases, el 5 de diciembre me gradúo. ¿Quién lo creería? Ya, ya, ya casitico termino esto. Au revoir, colegio. Hablando de terminar el colegio, sigue la universidad. ¿Se acuerdan de que les hablé de la universidad del Rosario? Bueno, pues voy a estudiar sicología en la Universidad de la Sabana.
"Qué que?" Sí, tal como lo leyeron. ¿Por qué? La historia es muy larga y no tengo mucho tiempo (recuerden la lista de trabajos por hacer), pero digamos que me enamoré. El pénsum, de la Sabana me hizo sentir lo mismo que el campus de la Javeriana. Esa sensación de calor en el pecho, de..."¡es esto lo que quiero hacer, es aquí dónde quiero pasar los próximos 3 o 5 años!"

Lloré mucho cuando tuve que dejar la Javeriana atrás sin siquiera inscribirme, o bueno... mucho no porque tomé la decisión mientras estaba en Winchester, y el ambiente inglés no me dejaba llorar del mundo -estaba viviendo un sueño, al fin y al cabo-.
Después de eso comencé a hacerme a la idea de estudiar en el Rosario. Era un buen programa, mi colegio era colegio convenio y prácticamente me rogaban por aceptar la beca del 50%, y estaba la posibilidad de largarme en 3 años a Bolonia, Italia. Pero no me convencía, iba a estudiar por allí por razones no del todo correctas, no sentía esa felicidad inundándome los pulmones como la primera vez que pisé la Javeriana.

Me aceptaron en el Rosario, por supuesto. Beca a mejor Icfes (30%) que sería reemplazada -no acumulable- con la del colegio (50%). ¿Valor final de la matrícula que tenía en mis manos? $3'000.000. Eso era mejor que nada, al fin y al cabo. Mejor que pagar el doble, plata que no tengo. Pero esperé, era tanta la sensación de... de tambalearme al pensar en la universidad, que estuve esperando hasta la fecha límite de matriculación (25 de nov) hasta hoy...

Mi tía conoce a la ex-decana de la facultad de sicología de la Sabana. La ex-decana conoció mi caso (promedio del Icfes, promedio del colegio) y como soy una nerd declarada (4to puesto y promedio de 4.9 sobre 5.0 en el colegio) me recomendó a la universidad. Obviamente, a las universidades les encanta tener alumnos insignia, prospectos excelentes, y el miércoles de la semana pasada me llamaron de la Sabana a MI número privado de celular (que nadie tiene... mi mejor amigo, y algunos contados familiares.) a invitarme hoy (ayer, miércoles en realidad) a conocer la universidad. A las dos horas llamó mi tía, obviamente a presionar para que yo aceptara la invitación. Acepté, poco o nada convencida... la Sabana nunca había sido una opción, además de que me sonaba demasiado lejos y demasiado Opus Dei. (Dato a aclarar: No es un factor determinante para ninguna de mis decisiones, pero mi tía tiene plata. Es relativamente importante tener a mi tía feliz. Por eso suelo darle gusto, aunque al final me salgo con la mía... -casi siempre-. Tía que cree que todos sus consejos son tomadisisisisímos en cuenta = Mamá de Luna que puede respirar tranquila porque no le va a tocar sacar un préstamo suicida para la matrícula de Luna )

Así que fui. Queda en la reverenda mierda, para ser sinceros. Por fortuna tienen buses especiales (sí, así, como los buses de colegio). El campus... me habían hablado maravillas del campus, pero para mí no importaba mucho (cof, mi campus soñado tiene nombre ya, cof) mas si es lindo, con lago y etcéteras. Parecido a mi colegio, muy club campestre.

Ay, ay.. pero cuando yo entré a esa oficina y la profesora me empezó a hablar del programa ¡me enamoré! Ni conductivista (como me lo temía), ni demasiado cerrado (relativamente open-mind, para qué), bastante multilineal, convenios con medio mundo y doble titulación con la U.Bolonia y la U.noséqué de Australia... ¡¡y no es obligatorio hacer tesis!! Y también está la cámara esa de nomeacuerdobien. El nombre es complicado, don't blame me. El punto es que es esa cámara tipo "law and order" donde le hacen preguntas a la gente y el resto del mundo los ve a través de un vidrio de un sólo sentido. Sí, ésa donde hacen los interrogatorios. Bueno, la Sabana tiene una y la usa para la entrevista y diagnóstico en vivo de pacientes con patologías siquíatricas <3>

Me fui contenta, saltando y sonriendo... sobretodo cuando (haciendo una excepción del tamaño del Himalaya, porque normalmente no dan becas a primer semestre, y en sicología no están aprobadas casi ninguna) me aseguraron una beca de mínimo 50% pero... de posiblemente el 90% del valor del semestre. Recen por mí para que sea el 90%. En todo caso, estoy más feliz que una hormiga en una nevera... por primera vez desde hace dos meses quiero entrar a estudiar YA, y eso es lo que en realidad cuenta.

Los dejo porque me estoy cayendo del sueño y una hoja de vida (sí! se me olvidaba, además de todo debo hacer una hoja de vida para empastar junto con los índices) me llama.

Después de tres vueltas y un giro de 279º se despide,
Luna.

PD: Recuérdenme hablarles de Lía, la nueva niña que me gusta, en el próximo post ;)

11.02.2009

Un pensamiendo errabundo.


Soy muy buena en esto, si tan sólo me das la oportunidad. Seducir con palabras, agitar con frases, enamorarte con la combinación exacta de acentos, ese es mi fuerte. Teclear al ritmo de los latidos de mi corazón, y luego al ritmo de tus latidos, y así ir haciéndolos aumentar...
Es esta mi especialidad, así conquisto. Con un montón de caracteres a los que les doy un buen significado. Puedo atraparte entre los hilos de mi caligrafía y hacer que nunca más quieras desviar la mirada, créeme. Coquetear entre mensajes, juguetear entre espacio y espacio. Así funciono yo, esa es mi estrategia.

Por favor, déjame acariciarte la piel con un poema, hacerte sonrojar con un doble sentido sutil, iluminar tus ojos con un piropo puesto en el lugar correcto.

Dame la oportunidad y te prometo que cuando estés así, bien enamorada, seré yo la que me deje caer en tus redes, serás tu la que me acaricies la piel, la que me haga sonrojar y la que guíe nuestras manos hacia el lugar exacto.

Pero primero enamorarte de mí, de este corazón hecho de letras, que sufro de pánico escénico y no sé qué decir, ni cómo moverme. Yo no enamoro así, no puedo. Déjate atrapar por una dosis de romanticismo cuidadosamente administrada, que la pasión es un efecto secundario. Quiero leer tu corazón, descifrarlo y describírtelo en tres frases, antes de oírlo retumbar junto al mío.

Dime, ¿estás dispuesta a leerme antes de tocarme?


(Si yo tuviera una enamorada, una posible novia (o novio, quien quita), un "cuento" como decimos acá, probablemente le entregaría esto. Pero no tengo ni pretendiente ni ganas, así que esto se queda acá como algo que se me ocurrió una noche cualquiera, un delirio de madrugada. )