4.26.2009

Más "enclosetada" que nunca.

Creo que si llorar no me delatara demasiado, inundaría Bogotá en este mismo instante. Hoy quiero meterme en el clóset y cerrar con llave. Muchas gracias, pero yo me quedo aquí calentita, segura y a oscuras.
No, tranquilos, no... mi valentía no se suicidó, ni mi orgullo (me suicido yo antes que él), pero yo los saqué por la rendijita de la ventana y los senté en mi cama mientras yo me quedo entre la ropa y los cajones.

Estoy asustada. Asustada, desilusionada, confusa y, quizá, menos idealista. Pero sobretodo confusa.

Desde que me enfrenté a la idea de tener una orientación sexual diferente pensé en cómo se lo diría a mi familia (y por familia entiéndase: Mamá). La situación no me preocupaba en demasía, siempre he considerado a mi mamá una muy buena amiga, y una persona muy abierta, open-mind y gay-friendly. Nos ha defendido (y uso el nos, en un último intento de amalgamarme con esto que es ser gay) en múltiples ocasiones, en las juntas de padres alarmados porque sus hijos vieron Alexandros*, y etcétera. De modo que muy sincera y cordialmente he estado lanzando indirectas de muchas clases (que algunos de ustedes -si es que aún alguien lee este blog, porque no comentan- habrán disfrutado en mi anterior blog), para que cuando llegué la hora de decirlo de frente y con todas las letras.. no le(nos) de tan duro. Y he de decir que me había dado casi todos los empujones necesarios, reaccionando el 98% de las veces de una manera favorable.

Por eso lo que pasó me tomó tan de sorpresa. Por eso me duele tanto. Porque nunca me esperé eso de ella.

Resulta que estabámos hablando sobre pequeñeces tontas y cotidianas, cuando mi hermano soltó que quería ver The L Word conmigo (yo me había pasado la tarde viendo la 3 temporada en youtube) y yo le respondí que era muy pequeño para ver tal cosa. Mi mamá saltó y dijo que ambos eramos muy pequeños para ver eso. La miré fulminantemente y no me acuerdo que frases intercambiamos hasta que me soltó (en palabras prácticamente textuales):

- ¿Sabes lo que dice la iglesia de "ellos"? Que están..poseídos/influenciados/tentados por el demonio, y hay que rezar por ellos. Yo rezo por ellos para que vuelvan a Dios, porque están lejos de él. No es bueno lo que son, simplemente están con alguien por placer... las personas están juntas para formar familia, para crecer. Ellos simplemente porque les gusta alguien diferente, es como el sadismo o el masoquismo sexual, entiendes? Están con quién están porque les produce placer (no amor), y eso está mal. O te parece bueno y nada reprobable el sadomasoquismo?-

No, no estoy de acuerdo con el sadomasoquismo, gente. Porque hiere a las personas, les hace daño, es prácticamente un delito de lesa humanidad. Lo que yo hago, lo que yo soy, no lo es. Una mujer que ama una mujer, no puede ser ni un delito, ni un pecado, ni una perversión.
Soy masomenos católica (y apostólica, e hindú, y budista..pero no viene al caso), si. Creo en Dios, y a veces me tranquiliza saberlo ahí, me gusta rezarle y le tengo un respeto y un amor muy grandes; no voy a misa, ni me confieso hace mucho tiempo por motivos más prácticos (falta de tiempo) que ateísmo; estoy en desacuerdo con el Papa y la iglesia en algunas cosas, pero no me declaro en contra y sí me parecen representantes de Dios en la tierra...
Así que no puedo creer que Dios no nos tenga (uso el nos para amalgamarme, de nuevo) entre sus íntimos afectos. No me cabe que Él no pueda querernos (de decisión, no de querer/amor/afecto) así. Que no nos haya pensado bisexuales, homosexuales..
Mi mamá se parapeta en el hecho de que Dios hizo al hombre y a la mujer para la procreación y la familia. Mi humor negro me hizo responderle que entonces la homosexualidad es una respuesta y una medida de control a la sobrepoblación. Pero la parte que no le responde a mi mamá se pregunta.. ¿acaso los heteros tienen que tener hijos para ser una familia? ¿dos personas -del mismo sexo- que se aman, que conviven juntas, que crecen y envejecen juntas, que comparten cama, ideas y sueños.. no son acaso una familia?

Para mí sí. Pero no sé para Dios ni para el resto del mundo. Lo que sé es que mi mamá es menos gay-friendly de lo que parece (porque para mí de "rezar por ellos" a "necesitan tratamiento sicológico" hay un pasito) y que probablemente voy a guardar el secreto hasta que me sea insostenible. Y me ahogaré dentro del armario entretanto. Estoy confundida y aterrada y necesito consejos y apoyo.. pero nadie me los puede dar (vamos, que todas mis amigas son hetero y jamás se han planteado la situación). SI, LES ESTOY PIDIENDO CONSEJOS Y APOYO, si necesitaban que se los dijera textualmente.

Mientras, haré como Manfredi para describir la relación entre Hefestión y Alejandro y no ser asesinado por la crítica homofóbica:

"Eran tan sólo unos muchachos, con el recuerdo muy vivo de su reciente adolescencia, y en aquellos momentos se sentían dominados por una profunda sensación de zozobra y melancolía. A veces se echaban sobre los hombros la misma capa o se estrechaban abrazándose en la oscuridad; recordaban, en medio de aquella infinita extensión desierta, sus cuerpos de muchachos y las noches en que, de niños, iban el uno a la cama del otro, espantados por una pesadilla o por los gritos de un condenado que gritaba su angustia.
La oscuridad gélida, el miedo al futuro, era lo que les impulsaba a buscar el calor, el uno en el otro, a aturdirse en su desnudez, frágil y potente a la vez, en su soledad orgullosa y desolada"

Besos heridos,
Luna.

*Película protagonizada por Colin Farrel y Jared Leto, que narra la vida de Alejandro Magno, en la cual Hefestión SÍ es el amante de Alejandro, y además el susodicho SÍ besa al jóven persa.. no como en el resto de versiones.

3 comentarios:

Lobito dijo...

No podés esperar a estallar, Luna.
Las personas (sobre todo las mujeres), solemos dar consejos de cosas que jamás pudimos hacer.
Pero la posta es que viéndolo desde acá afuera, y con todo el cariño que te tengo, yo te recomiendo que le digas la posta.
De una, y sin (demasiadas) vueltas -todas las mujeres somos vuelteras-.
Desde mí punto de vista, es preferible eso a que algún día estalles y se lo digas o a los gritos o llorando, o enojada o a través de un chiste que tal vez tarde en interpretar. O que se entere de casualidad y no por boca tuya.
No sé cuál sería la reacción de tu madre, (puede que se enoje, así como puede que no, o hasta tarde en reaccionar), pero siempre hay que decirles la verdad.
¿Quién sino una madre, nuestra anfitriona, la primer persona que nos abrazó, la que siempre desea lo mejor para uno, para escucharnos?
A mí me parece que no le tenés que negar algo tan importante. ¿Tenés miedo? Vamos, Lú, que hay cosas peores.

Espero que analices con calma esta respuesta, y si querés, hablamos todo lo que quieras.
Te quiero, Lú.

T. dijo...

Igual de confundida que usted. Pero yo, como dice Lobito, le diría. Encontrar el momento es más difícil, pero si no lo busca no lo va a encontrar. Su mamá va a tener todo el derecho de reaccionar como le salte, pero usted no se asuste. Por lo que he podido ver, que no es mucho, su mamá parece una persona comprensiva. Salir de los lugares comunes, la prevención y el miedo ante lo desconocido, lo extraño (lo gay) es una cosa que va a tomarle tiempo, a usted, a su mamá, a mí, a todos y todas. Encuentre ese momento en que fluya, pero dígalo. Usted misma sabe que no es tan grave, pero que es algo que ella debe saber (ese tipo de cosas que arman el vínculo entre seres que se quieren).

Un saludo. Luego me vuelvo a pasar por acá.

pez dijo...

Hola
uhmm me identifico con tu situación
(la neta no sé qué tan reciente sea este post por que las letras están muy chiquitas y en pleno pasillo a pleno medio dia hay demasiada luz)
sabes qué recordé?
mi mamá siempre decía que si alguno de sus hijos resultaba homosexual lo amaría igual y así...
y yo confiadísima "me va a entender"
hablamos....
y sopas!
entre otras cosas, dijo que creía
que la homosexualidad es un transtormo

fue medio feo escuchar eso

y supongo que algunos papás piensan
"me da igual si la gente es gay", pero claro que no les agrada la idea de que el gay sea su hijo(a)!

creo que a mi mamá que le da miedo por mí, de que me traten mal, me queme o yo qué se

y tal vez la tuya le de miedo lo mismo MÁS la salvación de tu alma

saludillos
pez