2.09.2009

Vetada.

Y a la mierda con el armario y el diván,
si hay que luchar, luchar es educar!


Odio los vetos, los detesto con todo mi ser. Y para peor, hay en todos lados.
-Te veta el gobierno (¡Si no que se lo digan a Uribe! ¿Qué se creerá imponiendo vetos a periodistas en comisiones de paz? Eso no se llama seguridad democrática, no Sr.Presidente, pero yo si sé como se llama: violación a la libertad de expresión. Y miedo. ¿Por qué el gobierno le tendrá miedo siempre a aquellos que son capaces de opinar? Ah, también se.. pero no lo digo.)
-Te veta la sociedad (Por preferencia sexual, por raza, por ideología, por religión, por apariencia, porque si, porque no.. ¿Tolerancia? no, si de eso no tenemos los seres humanos. Pfff. Me hacen recordar la frase del nick de una amiga "Qué es esto? Cómo nosotros, como cultura, estamos más cómodos viendo hombres sosteniendo armas, que sosteniendo manos?" Pero lo estamos. Al igual que huímos de los "rebeldes" sin escuchar la revolución que necesitamos, al igual que ocultamos genios por miedo a que "transgredan costumbres" ¡Mein Got!)
-Te veta tu propio instinto de conservación (Por qué, si no, creen que la gente no se atreve a salir del clóset? O por qué las películas gringas del típico niño futbolista/basquetbolista/beisbolista que quiere ser chef/cantante/bailarín y no se atreve... tienen tanto éxito? Porque no somos capaces de expresar lo que sentimos y pensamos sin pasarlo por un millón de filtros. Sin decir uno y otra, y otra vez.. ¿qué dirá? ¿cómo reaccionarán?¿será conveniente?)
Pero el veto que más me desespera... es el veto de un igual. Y más aún en un medio de expresión global como es internet. Odio, detesto, aborrezco ser una lectora asidua de un blog cualquiera y descubrir un día que se volvió "friends only", sin ningún aviso. Entiendo que la gente quiera mantener su privacidad, estoy completamente consciente de lo vulnerado que se puede sentir uno en un medio así... pero, y me perdonarán los que no estén de acuerdo, uno sabe a qué se arriesga cuando abre una cosa de estas. Y, amigo, si lo abres es porque quieres que te lean. ¿Leerte a tí mismo? Okey ¡usa word, o compra un diario! ... ¿que te lea sólo gente de confianza? ¡Okey, hazlo cerrado desde el principio! Si no, ¡USA UN SEUDÓNIMO!
Pero esos cambios de repente me suenan inmensamente a co-bar-día. Un comentario les genera miedo, una reacción, un rumor pone en riesgo su reputación, o su tranquilidad... y entonces esconden el rabo entre las patas y se parapetan detrás de un "friends only". Cobardes. Gritan por la libertad, gritan por la tolerancia, pero por miedo les niegan conocimientos, ideas, puntos de vista a miles de personas. ¿Cómo pretenden hacer un cambio así? O es que nunca lo habrá..?
Yo sólo me pregunto:
¿Cuándo será el día en que nuestras palabras y acciones sólo tengan que pasar por un filtro? ¿Cuándo será el día en que sólo pensaremos si estamos hiriendo o irrespetando seriamente a alguien más.. y dejaremos atrás el miedo a llevar la contraría?
Si no abrimos un poco la cabeza... no sé como pretendemos abrir el corazón.

Que somos distintos, somos iguales
no más guetos ¡alza la voz!

2 comentarios:

Simone dijo...

Me gustó mucho...

Espero que muchos lean esto y se dejen de vetar a si mismos para toda la vida...

No será un pensamiento demasiado optimista...mmm, veremos luego.

TE ADORO COSA MARAVILLOSA¡¡¡
Coraline y el Viernes 13 nos esperan...espero no chocarme otra vez¡¡¡

Lobito dijo...

Atrévete-te salte del clóset... (8)
Perdón, con alguna gilada tenía que salir... Es que está lloviendo!