2.21.2009

Amiga del cielo.

Ayer estaba hablando con un anarquista borracho que decía que mi mejor amigo me amaba. Y entre toda la conversación hilarante y que desvariaba de aquí para allá al son de lo que el alcohol le hacía decir, recordé muchas cosas.
Recordé como era el mundo cuando las cosas no eran tan complicadas, cuando me daba el lujo de soñar sin atar los sueños con una tirita lila a la realidad, a lo que podía lograr yo. Yo. Él hablaba de incendiar McDonalds, de tirar piedras a la Casa Blanca y yo pensaba en la Luna que alguna vez había querído ser revolución, pero que ya no se sentía capaz. Que se siente muy pequeñita y muy débil para cambiar ese mundo que tira y tira en su contra y que no comprende.
-La revolución se hace con ideas, no con piedras- Le recordé con suavidad, mientras pensaba dónde habían quedado mis ideas. Dónde mi concepción de vivir que ahora se había transmutado simplemente a intentar encontrar un lugar no muy incómodo para cuadrar.
Al liderazgo se lo comió el miedo. Dije, sin hablar realmente de lo que él hablaba, sino pensando en mí. Pensando en que el sueño de once años de colegio había sido ser personera y cambiar un poquito las cosas, y que ahora ni siquiera me animaba a postularme por miedo a perder. Porque la popularidad vale más que las ideas.
Porque siempre hay algo que vale más que yo, y no me atrevo a romper con eso.
El anarquista borracho se despidió de mi como amiga del cielo. Y me dijo que no perdiera lo que tenía, que aprovechara dónde estoy ahora.
No se refería a mis sueños, no se refería a mis esperanzas, se refería a una cosa completamente diferente...pero me pareció lo más sabio que pudo decir en toda la madrugada.
Y dónde está mi niña del cielo? Uhm, coqueteando con Colombina, supongo.
¿Cómo se puede confiar en que la gente cambie, si no se confía en uno mismo? Misterio. Hoy no tengo ganas de pensar, no tengo ganas de soñar, ni fuerza para seguir algún sueño que valga especialmente la pena.
Veremos que pasa mañana, y después, que se supone que la vida apenas comienza.
-A que la gente que cambió el mundo nunca se lo esperó-
Capaz, diario tiene razón.

2.16.2009

¿Desde cuándo la inteligencia se convirtió en problema?

No quiero venir hoy con delirios de grandeza, ya sabemos que no son mi fuerte. Subestimarme es lo que está en el menú todos los días, y es en lo que soy mejor haciendo.
Pero si hay algo de lo que suela considerarme orgullosa, es de mi inteligencia, de mi rapidez mental, o como quieran llamarle. No me considero especialmente brillante, ni creo que los demás sean especialmente brutos. No, la palabra especial está por fuera -por ahora- del menú también. Simplemente entiendo las cosas con rapidez, las relaciono extraña y aún más rápidamente e intuyo o deduzco lo demás. Y me gusta, aunque nunca lo he considerado un don, sino simplemente una cualidad más, una cualidad que incluso alguna vez me sirvió para no dejarme ayudar de un sicológo sino hacerlo mierda a él también.
Pero la inteligencia es un problema, gente. Hoy terminé de convencerme. No quiero ser inteligente. De hecho, no quiero más ninguno de mis dones/cualidades. Los vendo por e-bay, para el que quiera... No quiero más la sensibilidad, no quiero más intuición, no quiero más inteligencia. Quiero ser un aburrido ente promedio.
Desde siempre la inteligencia ha sido un problema. Lo es desde primaria, desde que los niños me odiaban porque yo respondía todo tres horas más rápido que ellos. Lo es desde que no me hablaban porque yo era capaz de leer un libro de mil pág cuando ellos llegaban apenas a las cien.
Pero pensé que en este grado de la vida ya no era un problema, ya habíamos superado eso...
Mas no quiero que vuelva a pasar lo de hoy. No quiero volver a aburrirme en una clase porque ya entendí todo, no quiero volver a ser regañada en una clase por hacer algo para no quedarme dormida, no quiero volver a tener la inteligencia suficiente para no esconderme debajo de la silla sino responder de frente y con un buen argumento a lo que el profesor me está reclamando. No quiero volver a ser diferente, no quiero volver a pelear por un ideal sin siquiera estar segura de que sea lo correcto.
Quiero que las tareas me cuesten, quiero que no me sobre el tiempo para recontra analizar todo.... quiero tirarme del pedestal en el que no sé quién me subió.
No entiendo este mundo, gente. Y estoy cansada de intentar hacerlo. Y no, no puedo pasar de eso, no puedo simplemente seguir viviendo la vida contenta ignorando que hay un mundo que no me comprende y que no comprendo.
Pensé que la inteligencia, era el único problema que no tenía....
ya vemos que en definitiva, este no es mi mundo.

2.12.2009

Back to the future.

Empecé este posteo queriendo hablar del tiempo, o mejor, de viajar en el tiempo.
Pero si les soy sincera he borrado al menos cuatro frases de apertura, y he repensado tres el título. Eso no va conmigo. Estoy dispersa, enredada, algo frustrada y ocupada. Lo que va conmigo es encontrar un tema, poner los dedos en el teclado y dejar que la magia ocurra y las palabras aparezcan contándome una historia (tres tiempos adelante de lo que alcanzo a teclear).
Pero hoy no hay magia. Tengo la idea, sé de qué quiero hablar, pero no sé como. ¿Desde cuándo Luna no sabe como expresarse? ... desde siempre, aunque no parezca. Esta semana lo noté.
Mi profesor de física anda muy sicológico últimamente. Me agrada. No sé bien por qué, no me pregunten. Ni siquiera estoy segura de que esté bien decirle tantas cosas: no es mi sicóloga, es mi profesor de física. Pero mi sicóloga no sirve para oírme (yep, no pregunten que clase de sicoloca tengo) y él es una persona interesante, además de ser el único adulto con el que puedo intentar ser sincera en cuánto a mí (si, siempre lista para hablar de la sociedad y el medio ambiente pero a la hora de decir que me pasa...). Se me enredan las palabras, los conceptos, las ideas. Me muevo, me río, miro hacia otro lado, lloro, se me quiebra la voz y me disperso. En un blog no puedo hacer eso, y si me pasa paro. Y si no se me paso borro e inicio con otro tema. Como viajar en el tiempo.
Viajar en el tiempo está de moda, lo usan las series de televisión desde siempre (RCN acaba de estrenar un musidrama que está increíble titulado El penúltimo beso en el cual el protagonista retrocede seis meses en el tiempo), tocamos el tema en clase de física y, claro, recordé una de mis películas favoritas, la cual le da título a este post.
-Luna va a empezar a delirar. Agárrense -
Si, hagánle caso a Diario.
Nunca me había puesto a pensar el significado textual del título de la película. Volver-al-futuro. Semánticamente no tiene sentido, o sí, si ya sé... si viajas una vez al futuro, puedes volver. Pero cambias el pasado, no? entonces el futuro es distinto, es otro futuro y no puedes volver al primero. Y técnicamente tampoco pueden volver al pasado, porque cambian el pasado y ya no es el mismo pasado..
¿Me siguen? Si ya se marearon no se preocupen, que realmente no voy a seguir hablando de eso porque no llegamos a ningún lado, es como hablar de Terminator con mi mamá (siempre termina diciendo "es que tu no entiendes nada, perteneces a la generación de los Docs con el pelo blanco y carritos que no tienen que salvar al mundo")
Yo a lo que quería llegar era a la pregunta cliché de ¿qué harías tú si pudieras viajar en tu línea de tiempo (entiendase tu pasado y futuro, nada de la prehistoria a menos de que seas mi profesor de trigo..)?
Cuéntenme, y si recibo respuestas lindas.. capaz en el próximo posteo les cuente qué haría yo si pudiera viajar en el tiempo.
Lu.
PD: Creo que los "enter" no sirven, para variar. Sucks, odio esas desconfiguraciones.

2.09.2009

Vetada.

Y a la mierda con el armario y el diván,
si hay que luchar, luchar es educar!


Odio los vetos, los detesto con todo mi ser. Y para peor, hay en todos lados.
-Te veta el gobierno (¡Si no que se lo digan a Uribe! ¿Qué se creerá imponiendo vetos a periodistas en comisiones de paz? Eso no se llama seguridad democrática, no Sr.Presidente, pero yo si sé como se llama: violación a la libertad de expresión. Y miedo. ¿Por qué el gobierno le tendrá miedo siempre a aquellos que son capaces de opinar? Ah, también se.. pero no lo digo.)
-Te veta la sociedad (Por preferencia sexual, por raza, por ideología, por religión, por apariencia, porque si, porque no.. ¿Tolerancia? no, si de eso no tenemos los seres humanos. Pfff. Me hacen recordar la frase del nick de una amiga "Qué es esto? Cómo nosotros, como cultura, estamos más cómodos viendo hombres sosteniendo armas, que sosteniendo manos?" Pero lo estamos. Al igual que huímos de los "rebeldes" sin escuchar la revolución que necesitamos, al igual que ocultamos genios por miedo a que "transgredan costumbres" ¡Mein Got!)
-Te veta tu propio instinto de conservación (Por qué, si no, creen que la gente no se atreve a salir del clóset? O por qué las películas gringas del típico niño futbolista/basquetbolista/beisbolista que quiere ser chef/cantante/bailarín y no se atreve... tienen tanto éxito? Porque no somos capaces de expresar lo que sentimos y pensamos sin pasarlo por un millón de filtros. Sin decir uno y otra, y otra vez.. ¿qué dirá? ¿cómo reaccionarán?¿será conveniente?)
Pero el veto que más me desespera... es el veto de un igual. Y más aún en un medio de expresión global como es internet. Odio, detesto, aborrezco ser una lectora asidua de un blog cualquiera y descubrir un día que se volvió "friends only", sin ningún aviso. Entiendo que la gente quiera mantener su privacidad, estoy completamente consciente de lo vulnerado que se puede sentir uno en un medio así... pero, y me perdonarán los que no estén de acuerdo, uno sabe a qué se arriesga cuando abre una cosa de estas. Y, amigo, si lo abres es porque quieres que te lean. ¿Leerte a tí mismo? Okey ¡usa word, o compra un diario! ... ¿que te lea sólo gente de confianza? ¡Okey, hazlo cerrado desde el principio! Si no, ¡USA UN SEUDÓNIMO!
Pero esos cambios de repente me suenan inmensamente a co-bar-día. Un comentario les genera miedo, una reacción, un rumor pone en riesgo su reputación, o su tranquilidad... y entonces esconden el rabo entre las patas y se parapetan detrás de un "friends only". Cobardes. Gritan por la libertad, gritan por la tolerancia, pero por miedo les niegan conocimientos, ideas, puntos de vista a miles de personas. ¿Cómo pretenden hacer un cambio así? O es que nunca lo habrá..?
Yo sólo me pregunto:
¿Cuándo será el día en que nuestras palabras y acciones sólo tengan que pasar por un filtro? ¿Cuándo será el día en que sólo pensaremos si estamos hiriendo o irrespetando seriamente a alguien más.. y dejaremos atrás el miedo a llevar la contraría?
Si no abrimos un poco la cabeza... no sé como pretendemos abrir el corazón.

Que somos distintos, somos iguales
no más guetos ¡alza la voz!