12.29.2009

Porque además de todo, enamora.

Tengo la necesidad imperiosa de volver a guardar conversaciones de messenger, de guardar tus conversaciones, y cada palabra, y cada punto, y cada suspiro, y cada corrientazo que me provocas de la planta del pie, pasando por mi entrepierna, enredándose en mi corazón, desvíandose a la palma de mi mano, y llegando hasta mi cerebro.

Pero la mayoría de veces, inexplicablemente y casi diría que por casualidad, termino haciendo clic en la X roja.
(Será que no quiero que seas sólo letras, sino que seas eterna... en mí, eterna. Y jamás aprenderte de memoria para que todos los días me sorprendas, y todas las noches te extrañe)


________________________//________________________

Porque sí, señoritas (¿algún señorito comenta por aquí?) la conversación de anteanoche con Lía estaba como para guardarla para siempre. Jamás de los jamases me había puesto tan... bueno, sí, caliente. Qué forma de estremecerme todo que tiene esa mujer, ¡y dice que soy yo la que la provoco! Me pone peor que como me ponía en sus tiempos Dana... porque Dana me hacía sentir cosquillas de la cadera para abajo, Lía me hace sentir cosquillas entera. Corazón incluído. Y ya le dije, le dije que me enloquecía el que me hiciera imaginarla tirada en el pasto, debajo de mí, nuestro pelo mezclándose, nuestros labios también...
Joder, la diferencia es simple, además de calentarme, me enamora... y eso no lo había hecho nadie hace mucho, mucho, mucho (ugh, no, mejor no recordar a ese monstruo) tiempo .

Cariñitos de papel (?),
Luna.

12.28.2009

Para vos.

A vos que estás en mis sueños dos veces por semana, que aún me sacas una sonrisita escapista cuando apareces conectada, contigo que siento mi alma atada por lazos más fuertes que cualquier cadena, mi amiga del alma, mi mente psicópata perdida, mi hermanita gemela...
A vos que aún te amo con todo así nos estén comiendo los silencios, a una de las personas que más adoro en el mundo, a vos que me enseñaste a ser feliz, que me sacaste de los huecos más oscuros, que me diste alas otra vez.
No tengo palabras para agradecerle a la vida que hace diecisiete años hayas caído en este mundo, y mucho menos para agradecerle haberte encontrado hace unos cuantos. Sos el único parasiempre en el que creo, porque por toda mi vida, pase lo que pase, seguiré diciendo cada 28 de diciembre...

Feliz cumpleaños, preciosa.

Eres una persona brillante, fuerte, magnífica..y jamás me cansaré de repetirtelo, porque ni tú misma te puedes tumbar de mi pedestal, lo sabés. Nunca, nunca, nunca quiero perderte. Me importas, te necesito, te adoro....
Te amo, como a nadie más puedo amar.

12.27.2009

Pensamientos sueltos V.1

-Siempre he creído que las mujeres que oyen Rachel Yamagata algo de lesbianas tienen.
- Desayunar con coca-cola no puede ser bueno, Luna, pero ahí... si no he dormido entonces no cuenta como desayuno, y puedo seguir tomándomela.
- Qué ganas de un kool light con un café premiun, de McDonalds de Lourdes si se puede.
- No sé, fíjate, me pone contenta ser la única persona despierta un domingo a las 7:30 am. La vida me puede parecer linda a veces.

Amaneció, y yo aún aquí.

Amaneció, el cielo azul brilla por debajo de la cortina y yo secretamente deseo que la luz no entre. Porque no sé que voy a hacer cuando termine de salir el sol. Te extraño y no estás y no sé a dónde ir a buscarte. Tengo un hueco tan grande en el pecho que se traga hasta mis ganas de llorar. Te necesito y no estás. Nadie está nunca. ¿Qué karma estoy pagando?

Estoy cansada, terriblemente cansada a pesar de haber dormido más que la mayoría. Se me hace difícil creer, se me hace difícil confiar, se me hace difícil seguir. ¿Cómo puedes quererme? Si soy un montón de palabras sin sentido nada más… si soy un pedazo de persona que no se halla a sí misma y no entiende nada. ¿Cómo puedes quererme si no soy capaz de darte ninguna certeza diferente a que también te quiero? Te quiero aquí, te quiero contra mí para poder abrazarte de la cintura y jamás soltarte, para perderme entre tu pelo y sentirme menos pesada, para susurrarte al oído "te amo" y que me creas.

Suspiro pasito, como sin querer, como si no quisiera romper el silencio de la madrugada que cae pesado sobre todo. Y leo otra vez tu mensaje. No entiendo nada, cenicienta, no sé qué está pasando. No sé a qué estamos jugando, qué estamos haciendo. ¿Me explicas? Estoy asustada, terriblemente asustada y apaleada. Me tengo pánico. A mí y a mi increíble talento para enredar las cosas más simples. Para enredarte. No quiero enredarte entre mis inseguridades y mis vacíos, pero te necesito. No quiero que resultes una más de mis historias, mis cuentos siempre acaban mal… no conozco los finales felices, no los sé escribir.

La lunas son los cuerpos celestes más tristes de todo el universo ¿sabías? No brillan por sí solos, no tienen capacidad alguna para albergar vida, ni siquiera tienen mayores cualidades físicas. Son sólo una masa de piedra que levita en torno a un planeta, permanentemente atada a su órbita, y que juega a brillar con luz robada. Yo soy una luna, y soy una luna a la que a veces se le pierde el sol y no sabe brillar y se queda ahí. Opaca. Vos tienes luz propia, cenicienta, aunque por eso mismo no puedas verla. Pero yo, desde acá arriba, sí te veo brillar. Y me enamoré de tu luz, y de tu sonrisa y de tu manera de caminar. De tus misterios y de tus respuestas, de tus historias y de tus risas.

Y tú te enamoraste de mi brillo. Dime, cenicienta, ¿qué voy a hacer cuando se me esconda el sol? ¿Qué vas a hacer cuando sea una luna nueva que no entienda cómo brillar? ¿Qué vas a querer de mí? Nada puedo ofrecerte… ni siquiera palabras, bonita, porque ellas también vienen sólo cuando quieren. Sólo me puedo dar a mí, a mis abrazos desgajados, a mis besos inexpertos, a mis ojos cansados, a mi pelo desordenado y mis labios permanentemente hechos mierda. A mi voz que no siempre dice algo útil, a mis pasos que no saben a dónde van, a mis ganas de reír, de llorar y de sentir. A mi corazón que siempre ha sufrido de insomnio y no sabe de límites, mi corazón desenfrenado, insolente, imprudente y apasionado.

Y lloro en silencio porque… porque no quiero darme contra las piedras otra vez. Quiero aprender a volar, y aprender a volar contigo. No te imaginas lo fáciles que me haces las cosas, lo sencillo que es soñarte y respirar más tranquila, lo lindo que es decirle a la gente que pregunta en qué ando que estoy enamorada. Y no sabes lo mucho que me gusta amarte. Pero no te entiendo, y me enredo y no sé.

Y la vocecita grita en mi oído: no eres quién para que te amen de vuelta. Pero no me importa, no me importa la vocecita si tú estás, si me crees, si quieres arriesgarte conmigo.

(Ayayay, entre que ella y yo casi no nos hablamos, y se nos está desgajando hasta la amistad.. y esto que me pasa con Lía, hoy me duele bastante el corazón.)

12.25.2009

Feliz navidad y un botón.


Hace dos días iba en un transmilenio normalmente, sentada en el círculo ese donde no hay sillas y oyendo música en Blue (mi mp3) cuando un señor se sentó a mi lado. Bien. No cruzamos palabras y el trayecto siguió. Al rato el señor tocó mi rodilla para pedir mi atención y puso un botón blanco sobre la palma de mi mano. Un botón: blanco, cuatro agujeritos para el hilo, y un rebordecito color cobre. Lo miré en busca de una explicación y dijo: "Por tener una linda alma, feliz navidad" y se bajó del transmilenio y se fue.


A ustedes, que también tienen lindas almas, muchos botones blancos. Y una muy feliz navidad.


PD: Para que se burlen: ¿saben que regaló mi tía de navidad a todas las mujeres de la familia? ¡Toallas higiénicas! Hilarante. ¿Quién regala eso por navidad?... es más: ¿Quién regala eso? A mi tía le patina la cabeza. ¿¡Qué les regalaron a ustedes?! ¿Cual fue su regalo más raro, o el más lindo?

PPD: Mi regalo más lindo fue que cierta morochita confesara, finalmente, en voz alta, que está enamorada :D

12.18.2009

Mucho más voltaje.

(Porque tenía que descargar mi cabeza, y mi diario de papel está muy lejos. Un post que probablemente sólo me interese a mí)


Lía y yo somos una descarga eléctrica, o así lo siento yo. Cada día me sorprende más esa muchachita, y por más que intento no me aburre. No logro que lo haga, ni por un instante, ni siquiera cuando está caprichosa y resuelve que no quiere hablarme y sólo escribe pedacitos de canciones en el messenger.
Cada día me enamora un cachito más, y me gustaría pensar que hago lo mismo. Pero un momento, tatequieto Luna. Prometí no hablar de amor. No después de lo que pasó la última vez con ella.

¿Qué pasó? Me dijo que me amaba, y luego echó para atrás. Así, como lo oyen. Retirada absoluta, entre un montón de disculpame, porque Lía no puede evitar disculparse por casi todo (despertarme a las 3 am, largarse para la costa, acabar con mis minutos, causarme un cuasi paro cardíaco, y decirme que no me ama of course). Pero la entiendo, soy mucha presión. Soy la boluda más enamoradiza que hay sobre la faz terrestre y eso no está para nada bien, y no está bien que espere lo mismo de los demás. Y que alguien te esté repitiendo cada cierto tiempo "te amo", cuando nadie más te lo había dicho en la vida, pues precipita las cosas. Además, mi profesor de física (ex-profesor, uhm..lo voy a llamar el Sabio Marsopa de ahora en adelante) que nos conoce muy bien a las dos, me dijo algo muy muy probable "Tonta, pues te lo dijo porque en el momento lo sintió. Ella es así. No todo el mundo es "flash"como usté para estas cosas, dele tiempo".

Y por eso me prometí dejar de hablar de amor. A su vez, Lía hizo una promesa también. Prometió ser completamente sincera conmigo, más sincera que nunca en su vida, y si no se siente sincera diciéndome que me ama, pues me la banco. Y contenta. Porque el voltaje que tiene esa mujercita me electrifica de la cabeza a los pies.

Lía tiene una historia tan heavy como la mía. Similar y a la vez completamente opuesta, como el reflejo de uno mismo en dos caras de una cuchara. Así. Lía es una nena enredadita porque oh, no, a mi no me puede gustar alguien normal, simple, fácil de querer. Luna siempre tiene que meterse en líos, pero así le gusta.

Lía es mi historia hecha piel. Yo soy su historia hecha alma.

Y por eso, people, encajamos tan bien. Ambas tenemos algo que la otra necesita, ambas estamos desesperadas por volvernos piel y alma. Yo estoy harta de ser letras, ella está harta de ser objetos. Y ambas tenemos esta sensibilidad, este noséqué de artistas, esa candela que nos quema los pies.

Y yo ya me cansé de jugar a la tonta irremediablemente enamorada para convertirme un poco en Sam, y aplicar el papel de seductora. A mi manera, claro, por es ella la que toca el saxofón.

El juego es un poco injusto porque es ella la que tiene toda la madera de seductora, es ella la que llama y se ríe y me dice "descríbeme dónde estás. uhm. y cómo estás. ahm. ¿me imaginas a mí? Imagíname..." (y no importa cuánto le repita lo poderosa que es mi imaginación, ella insiste en que no le ponga freno), es ella la que canta canciones que elevan el ritmo cardíaco, es ella la que no deja de asombrarme con lo inteligente que es, es ella la que dice que me parezco a un personaje de Cortázar ("sos..como un personaje de Rayuela. Pero no, no la Maga, no. Te imagino sentada en el restaurante donde se le cae el cubito de azúcar, allí, sentada"), es ella la que me "roba" besos por messenger, porque copió mi manera de describir acciones mientras chateo, y ahora le encanta ponerme a mil con la idea, es ella la que dice "ay MI lunita enamoradiza y loca" y me hace sorprender de lo mucho que me agrada ese MI.

Creo que esto era la que estaba buscando, desde hace más de un año. A ella la estaba buscando. Con sus líos y su "en eso soy un poco como los gatos, infiel, aunque a veces me sorprendo". Me arriesgo, salto al vacío por ella, por sentirla y que me haga sentir. Salga o no completa de esto, este arriesgando o no más que ella, no me imorta. Me la estoy gozando y a veces eso es lo más relevante.

Ayayay cómo quiero que sea 6 de enero y me traigan de regalo de reyes una Lía empacadita y con un moño :3 (si ella lee eso, me manda a la mierda.."¡¿¡Un moño, Luna?!?" jajaja.)

Ces't finie. Sólo necesitaba sacarlo de mi cabeza.

12.14.2009

Es de noche, puedo ver las estrellas titilar a través de mi ventana. La luz que entra es tenue, pero suficiente para dejarme ver tu silueta, recostada contra la cabecera de mi cama. Estás aquí, finalmente estás aquí. Veo tus ojos casi verdes fijos en la guitarra del mismo color de tu piel, y tus manos ágiles que hacen una música que me desarma, pareciera que estás tocando con mi alma hecha cuerda de guitarra, porque la siento temblar con cada traste que rozas.

Me resulta difícil de creer, pero levantas la cabeza y sonríes a medias, y el cabello que siempre he visto azabache te cae sobre los hombros tentándome a que me acerque y lo enrede entre mis dedos. Si supieras lo sensual que eres, no me harías esto. Pero estás aquí, en mi cama, de verdad. Sabes a que te arriesgas.

Y empiezas a cantar, una de esas canciones lentas que se enlazan perfecto con tu voz ronca, ronca a base de cigarrillo y risas de las cuales me gusta creerme dueña. No soporto estar tan lejos, a pesar de que estoy tan cerca que puedo olerte, ese olor tan tuyo que nunca he podido clasificar, y ver tus pestañas hasta casi poder contarlas una a una. De modo que me acerco y lentamente te quito la guitarra de las manos. No sé muy bien lo que estoy haciendo, mi experiencia es nula en esto, pero la sangre me grita que continúe. Tengo las manos y las mejillas hirviendo, pero tu piel parece estar a la misma temperatura que la mía cuando tomo tu mano. Te ríes un poco, no sé si de mí o de todo en general. Me jalas con suavidad y yo pierdo el equilibrio, ahora estoy sobre tí.
Mi nariz contra la curva de tu cuello, tu respiración subiendo y bajando con rapidez contra mi pecho y tus brazos súbitamente agarrando mi cintura. Y la sensación dentro de mí de estar, una vez más, lanzándome al vacío sin paracaídas. Beso tu cuello y te siento estremecer, ¿o soy yo la que se estremece? y tus manos van encontrando el camino exacto en mi espalda. Tenso mi cuerpo y logro enderezar la cabeza. Mis ojos encuentran los tuyos y lentamente te agachas sobre mí, y siento en mis labios los tuyos, amoldándose con perfección a los míos, quitándome el aire que intento respirar y haciendo que la cabeza me de vueltas, que el mundo se me olvide...

Mi celular suena y maldigo en voz baja, por primera vez oigo mi voz chocar contra las paredes y abro los ojos. Es de día y estoy sola, mis mejillas arden y el corazón está desbocado; pero de tí sólo hay una canción que suena incesante en repeat, y que explica tu presencia en mis sueños. Deberías dejar de regalarme canciones tan sensuales, cenicienta, que luego mi inconsciente no responde.

La canción, por si se lo preguntaban, es Escándalo de Marc Anthony. Y tengo derecho a soñar estas cosas porque Lía se va mañana. Y vuelve hasta el 6 de enero. Fuck ú.u

12.12.2009

"Pague todas mis deudas, pagué mi oportunidad de amar"

Esa es la primera frase que se me viene a la cabeza cuando leo lo último en noticias LGBT mientras Lía aparece por msn.


"Yo era un hombre bueno, si hay alguien bueno en esté lugar / pagué todas mis deudas, pagué mi oportunidad de amar /(....) / pero siempre fui un tonto, que creyó en la legalidad / ahora que estoy bien muerto, ya sé lo que es la libertad"
El fantasma de Canterville - Sui Generis.


Y entre más lo pienso, más me parece que la canción viene como anillo al dedo. Es la canción que terminarán cantando los cientos de homosexuales en Uganda que están a un paso de ser asesinados por una ley. Sí, para los que no se han enterado, en estos momentos está en trámite una ley ugandesa que estipula que las personas homosexuales con VIH deben ser condenadas a pena de muerte, y que cualquier hombre hallado teniendo relaciones con otro hombre será enviado a cumplir cadena perpetua (nótenlo, sólo hombres, ya decía yo. Las mujeres que amamos mujeres no existimos, somos un fallo en matrix.)


¡Una ley! Es que, joder... Hace muchos años yo creía que lo legal, era lo correcto. Y de hecho, lo era. Pero cada segundo la ley se vuelve una simple arma de poder, y las cosas que son legales no tienen nada de correctas ni de morales. Estoy un poco harta de la doble moral de todo gobierno.
Se supone que las leyes las debe hacer el pueblo, Focault mencionaba algo sobre que no eras obligado a cumplir una ley a menos de que hubieras participado en su construcción, o tenido un debate acerca de ella. Ay, Focault, ¡dile eso a un político ungandés y miramos como terminas!


Y no sólo sucede en Uganda, aunque no lo crean, en pleno siglo XXI hay casi una docena de países con leyes homófobas (¿o es homofóbicas? ilumínenme), en las que amar es castigado con cárcel. Es un crimen enamorarse.


Más del 10% de la población mundial es homosexual. Si contamos todo el colectivo LGBT el porcentaje probablemente subiría bastante. Ahora piensen el porcentaje de personas gay-friendly, juraría que llegaríamos a casi un tercio de la población mundial. Y entonces ¿qué está pasando? ¿dónde estamos? ¿por qué no nos ven?


"Paso a través de la gente, como el fantasma de Canterville"


Yo por mi parte voy a seguir haciéndo el mayor ruido que pueda, cargando la bandera de la diversidad con todo el orgullo, y claro, ya firmé unas doscientas convocatorias para actos reprovatorios de esta ley. Y es que somos muchos, y nos tienen que escuchar. No pueden seguir ignorándonos, pasándonos por encima. No podemos dejar que nos sigan matando. Estamos aquí, somos seres humanos, amamos, pensamos, luchamos y no nos vamos a quedar esperando al cambio de siglo para que nos acepten. Yo, no me voy a quedar esperando... y así tarde o temprano podré cantar con todo el aire de mis pulmones:

"Ahora que puedo amarte, yo voy a amarte de verdad / mientras me quede aire, calor nunca te va a faltar / y jamás volveré a fijarme en la cara de los demás / esa careta idiota, que tira y tira para atrás".

Se despide,
Una luna con la punta de la nariz congelada.

12.07.2009

Deja vu.

Y volví a oír las mismas palabras "Y que tu me ames tanto como dices hacerlo, y no poder hacerlo de vuelta porque aún así lo amo a él"

Y las palabras cayeron encima de mí como un balde de agua fría. Le gusto, me quiere, me volví necesaria para ella. Pero no me ama. ¿Qué, acaso soy un vicio más, una adicción, algo que se necesita pero no se ama?

Y yo, como bien estúpida que soy ya que. Ya me enamoré.

Es todo la misma escena, y yo soy la misma idiota sólo que en dieferente presentación, con un cigarrillo entre los labios.

Fuck you, world, mientras que yo me fumo otro cigarrillo así cambiamos vicio por vicio.

(Ja ja ja, y Fran me dice "ten esperanza" ¿esperanza en qué, si siempre me pasa lo mismo? Soy un mal cliché.)

12.01.2009

Extra, extra..


Creo que Lía acaba de decir que le gusto.

¿Alguién puede explicarme qué está pasando? Creo que me dormí y no me enteré y estoy soñando.

Esto suele suceder en las cosas que me invento. Eso de que te insinúan cosas con una canción, digo. Cosas que me invento. Como un tan Dan que nunca existió (Flo se debe acordar de eso, el resto de ustedes no), una Maroma que fue más invención mía que otra cosa, o una Dana con la que creí que iban a pasar más cosas que su simple calentura de heteroconfundida. Pero no, ella es real. Tan real como la pita que está contra mi pecho y juré nunca quitarme. Tan real como su subnick de "Me gusta creer que me gustas" y la canción que me acaba de regalar (con la premisa de "imagina mi voz cantándola" y claro que lo hago, esa voz que me enamora tanto)...


"La luna va surgiendo color de plata,
lo alto en la montaña reverdeciendo,
la lira del cantor en serenata...
reclamanda con llaneza a su amante.

El sol, la melodía apasionada,
la guitarra sonando sin canción,
confiesa el trovador a su amada..
lo que por dentro siente su corazón.

Oh linda imagen de mujer que me seduce
me haces recordar como si estuviera en un altar
esa luna que nos brinda esa luz,
es malandrina, no precisa trabajar.

Acuerdate, mi bella enamorada
la luna nos invita a pasear
sus rayos iluminan todita la plaza..
por donde deberíamos pasar.

La calle está desierta, ven querida.
Espero en el viento tu fragancia,
y verás que al surgir la madrugada,
sus ojos volverán hacia sus niños.

Oh linda imagen de mujer que me seduce
me haces recordar como si estuviera en un altar
esa luna que nos brinda esa luz,
es malandrina, no precisa trabajar."


¿Qué opinan ustedes... estoy creyendo cosas que no son?

¡Ay, cómo quiero que sea jueves para verla y darle un abrazo de eso que nos damos y que el mío es siempre más grande, y poder ver en sus ojos pardos si estoy soñándomelo todo o si los sueños decidieron volverse realidad!

11.30.2009

Feliz cumpleaños a mí.

Yeeeeeeeeeeeeeeeey estoy de cumpleaños. Feliz feliz cumpleaños a mí! :D

Pero no vengo a contarles eso, sino lo que pasó ayer. Ayer fue mi "fiesta" de cumpleaños. En realidad decir fiesta es algo incorrecto porque cuando digo fiesta lo primero que piensa todo el mundo es en globos, torta, una salón, trago... pero no, eso no me va a mí, ya lo sabemos. Y tras ocho años de que mi cumpleaños consistiera en ir a cine con 3 amigas y luego partir una torta, me rebelé.

Como estoy en plan de conquista (bueno, no del todo, pero a veces me gusta imaginarlo así) me ingeníe un plan que a Lía le gustara y a mi también, una celebración con mucha magia. Así que cité a mis amigos a las dos de la tarde en el parque nacional, sin ningún plan distinto a hablar tonterías, tocar guitarra (corrección: que Lía y Fran tocaran guitarra, y nosotros los miraramos, jaja), cantar, bobear.

No dormí la noche anterior, he de confesar. Estaba muy ansiosa y asustada (sí, asustada, yo normalmente no armo planes con tanta gente y este fue un poco improvisado y me daba pánico que algo saliera mal). Me la pasé viendo The L word, jaja (no me acordaba que Danna me cayera tan bien o.o).
A las 2:30 estaba yo parada en el punto de encuentro del parque (si, 30 min después, la puntualidad no es mi fuerte) con Les y Fran. A los 10 minutos llegó ella, con su guitarra al hombro, sus converse cafés que me encantan, y su timidez tan parecida a la mía. Acéptemoslo, el corazón me empezó a latir más rápido en ese segundo. Al rato llegó Cindylú y nos sentamos en la mitad del parque, justo en la torre del reloj, a hablar y ver a Fran tocar porque Lía no se dignaba. A veces es mala, mala, mala conmigo.

Ah, y me dieron regalos! Fran me regaló plata (a veces me pregunto que tanto me conoce mi mejor amigo ¬¬), Cindylú me regaló un libro de Saramago (suena a que ella sí me conoce.) y... tarán, Lía me regaló una compilación de jazz con una dedicatoria linda en el empaque (escrita con su letra apretadita y ordenadita que tanto me gusta) y entre la compilación la canción que me dedicó (no les conté que me dedicó Blue Moon.. "Blue Moon now I'm no longer alone"). ¡Cómo me seduce el jazz, joder!

Y nos reímos, y cantamos y asustamos gente que pasaba por ahí. Y Lía me compró un globo con estrellitas y adentro otro globito amarillo. Dijo que había sido inevitable porque ese globo era muy yo. Andé todo el día como una nena de tres años con su globo atado a la muñeca y una sonrisa idiota tatuada en el rostro... aunque el globo tuvo un final triste que me hizo pasar un muy buen momento. Yo tenía un morral a mis espaldas y para podermelo quitar con el globo en la muñeca fue un lío, así que me lo até a la cuerdita con dos dragones que siempre llevo en el pecho. ¿Resultado? Fue igual o peor de molesto, así que le pedí a Lía que me ayudara. Se inclinó sobre mí y toteó la pitica. No puedo explicar por qué me latió el corazón de la manera en que me latió, supongo que por tenerla tan tan cerca. A los cinco seg el viento se llevó el globo que se toteó contra un árbol, fue triste. Pero lo lindo viene después, ya verán.

A eso de las 5:00 pm llegaron Vene y Pau, que me regalaron un ramo de claveles al estilo Luna Nueva de Stephenie Meyer atado con una manilla del orgullo gay (ja! ahora tengo dos) y una olla con papas (no pregunten..). Ah, y TRAJERON VELITAS <3, y las pusieron en un chocoramo (un pastelito para una persona, jaja) y me cantaron el happy b-day mientras yo me ahogaba de la risa y no podía soplar las velitas. Casi incendiamos el parque.

Después de eso llegaron 5 amigos más y me trajeron una torta de chocolate deliciosa, y un bolso púrpura divino. Y nos sentamos todos en el pasto en un círculito a hablar y recordar, y muchas cosas. Entonces Lía finalmente se dignó a tocar. Fue sublime. Mientras Lía tocaba y cantaba de una manera que me hacía estremecer, nosotros prendimos las velitas que quedaban y sostuvimos una cada uno, y en ese mismisimo instante las luces del parque comenzaron a prenderse una a una y... wow, fue surreal. Quería quedarme en ese circulo de llamitas, rodeada por mis amigos, sentada al lado de ella, por siempre.

Pero después se hizo tarde y cada uno tomó su respectivo rumbo.

A eso de las 9 llegué a mi casa. Se cumplían 26 horas de no dormir pero aún así yo aún tenía esa enorme sonrisa idiota y esas ganas de salir y seguir compartiendo vida con mis amigos. Pero entre tanta felicidad había un huequito en mi corazón. Mon y ella (si, ella, mi ella de todos los posteos..) no habían dado señales de vida.

Con Mon me lo esperaba, creo que ya es hora de dar a esa amistad por muerta. Pero la extraño tanto, me hacen falta tantas cosas de ella, fuck. ¿Por qué tenía que cagarse una amistad tan bonita de esa manera? Que se joda, en serio. Adiós, adiós ex-querida mejor amiga, sigh.

Y ella, ¿dónde estaba? ... corrección: ¿dónde está? Hace más de una semana que no aparece. La extraño. Normalmente, el 29 de noviembre a las 10 pm (De acá, 30 de nov a las 12:00 de allá) era ella la primera en desearme feliz cumpleaños, la primera este año fue Lía. ¿En que andará metida? No es que esté de nuevo enredándome la cabeza con miedos terribles, sino que la falta de una persona que amas siempre te abolla un poquito el corazón. Pero las cosas están cambiando.. no pienso imaginar lo desesperada que estaría si ella no apareciera y Lía no estuviera por ahí. Creo que la estoy volviéndo menos necesaria, y eso es bueno. Estoy aprendiendo a respirar, y dejarla respirar.

Uhm, pero antes de terminar el posteo les tenía que decir lo otro lindo que pasó con la pitica del globo (porque el globo murió). Pues resulta que me conecté a msn a pesar de estar brutalmente cansada (me conecté buscandola a ella, aceptémoslo) y como no había nadie me puse a divagar (haciendo tiempo) y me puse a pensar en Lía, porque era de esperarse. Y en lo linda que es y en lo excepcional que había sido el día que acababamos de pasar. Y me puse a pensar en todos esos amores casi imaginarios que he tenido y me sentí algo mal... ¿estaría haciendo castillos de aire, otra vez? Pero en ese momento sentí la pitica del globo contra mi pecho (yo había olvidado por completo que seguía ahí) y recordé el aroma de Lía cuando me abrazó y se me disiparon muchos pensamientos lúgubres. Y, tarán, además en ese momento se conecto Lía. Y entre cosas y cosas le comenté eso, que aún tenía la pita del globo atada a mis dragones. Me respondió que lo sabía, que había notado que yo no la había quitado cuando se soltó el globo, pero que no dijo nada porque "quería que no la quitaras". De más está decir que le prometí que no la iba a quitar, y de hecho aquí sigue, contra mi pecho.

Y esa fue la víspera de mi cumpleaños, y así las 12 de la noche me cogieron dormida (literalmente) sobre el computador, mientras Lía me arrullaba con sus palabras sabedora de que probablemente estaba dormida, puesto que ya se iban a cumplir 31 horas de no dormir.

¡Ay, qué feliz, feliz, feliz soy!

PD: Una buena nueva, se acuerdan que dije que no sabía si Lía sabía que yo me enamoraba de mujeres? Bueno, ahora no le queda ninguna duda. Sabe que soy una mujer que ama mujeres, y no le importó en lo más mínimo. =D.

11.28.2009

¡Qué linda víspera de cumpleaños!

Conversaciones |que me enternecen:

Creo que soy porque te invento... dice:
qué bueno leerte reir!
En fin, nos vemos en 10 horas. Un abrazo

Luna. ~ dice:
Nos vemos (:.
Otro abrazo pero más grande, lero lero.

creo que soy porque te invento... dice:
espero no quedarme dormida en medio de tus brazos ahora invisibles
no, mentiras... espero hacerlo
dormir arrullada por esas palabras tan tuyas
siiiiiiiiiiiiiii
así que me dormiré

Luna dice:
Ja, a mi no me molesta. Me alegra arrullar niñas de ojos lindos.

creo que soy porque te invento... dice:
entonces lo haré....
hasta dentro de 10 horas

A que es linda, verdad? <3. Y cómo conté esas 10 horas! Pero va para otro post...

I'm crazy for this girl.

Lía, la "afortunada" del posteo pasado (según Pez, porque yo creo que la afortunada soy yo), tiene dieciséis años. Unos..10 meses menos que yo. Tiene unos ojos pardos enormes que te sonríen en cuanto te ven, una melena de cabello castaño oscuro que siempre creí negra y una sonrisa preciosa. Tiene tanto carácter que a veces me apabulla, de la misma manera que me apabulla cuando juega básquet, porque a mí siempre me toca en el equipo contrario y ella siempre se las ingenia para brillar, porque es excelente jugando lo que le pongan. Es también una persona increíblemente talentosa para la música, creo que mi imagen favorita de ella es la del último festival del colegio.. sentada en el escenario, con una vestido curioso, la guitarra entre las manos y cantando. Canta tan lindo, y toca con tanto talento. Es un geniecito, nada que hacer.
Hace unas 3 semanas apareció en mi vida. O bueno, apareció por primera vez hace dos años cuando terminó contra una pared por mi culpa (soy un poco brusca jugando cualquier deporte, lo siento...me crié con hombres) y me enteré de que estudiaba en mi colegio, un curso menos que yo. Me gustó por la forma en que jugaba, de una manera que te deja hipnotizada, y porque -para qué lo vamos a negar- tiene unos brazos tremendamente sensuales aunque no puedo explicar bien por qué. Pero me resigné a que engrosara esa lista de mujeres que me gustan y... y ya. Que veo, me hacen lanzar un suspirito y ya. Nada más.
Pero hace 3 semanas se le ocurrió hablarme. A ella, lo juro, yo no tuve nada que ver. Apareció en mi chat de facebook queriéndo saber cómo estaba yo, y yo justo estaba patentemente mal. Quiso saber por qué y antes de que me diera cuenta la tenía en mi msn. De ahí en adelante todo fueron charlas hasta la madrugada, risas, cosas en común, teorías filosóficas.
Y sí, lo acepto, me enamoré un poquito. Lía me hace feliz como no era hace mucho. Esa felicidad tonta que te estremece la panza y te zampa una sonrisa idiota en la cara que no se te quita en horas. Me enamoré de las canciones que me regala en la madrugada, me enamoré de lo linda que luce cuando imita mi manera de hablar, me enamoré de la sensualidad de su piel morena y sus ojos pardos -a veces casi verdes-, me enamoré de la risa que me provoca cuando compruebo que está loca, me enamoré de su alma indomable de artista, me enamoré de su curiosidad y sus ganas de siempre saber más, me enamoré de su caligrafía pequeña y ordenadita en mis hojas, me enamoré de lo despreocupada que soy cuando estoy con ella.
Pero no, Lía no sabe del todo lo que provoca. Sabe que soy feliz con ella, que la quiero, y lo bien que me siento cuando está a mi lado. Pero no sabe aún que me enamora (de hecho, no estoy muy segura de si sabe que me enamoran las mujeres, pero eso ya lo arreglaré), y no pienso decírselo próximamente. No es un secreto que me pese, a ella le gustan los misterios y este es uno que tiene que desenredar solita. Mientras tanto seguiré seduciéndola con mis letras (y esto lo dice ella, no yo) y yo enamorándome de cada canción que me manda, y de cada segundo de su compañía que me regala.
¡Ay, cómo estoy de ilusionada porque sea mañana y se aparezca con su guitarra al hombro en mi cumpleaños!


PD: Ah! Por cierto, y antes de que me regañen por andar por ahí quriéndo convertir heteros.. sí, dudo seriamente de su heterosexualidad. Y no soy la única. Como dicen en mi tierra "cuando el río suena, piedras lleva" y mejor para mí que todos los chismes que escucho algo tengan de cierto ;)

11.27.2009


F R I D A Y
I 'M
I N L O V E .






(y sé que eventualmente tengo que dar una explicación de esto, y pasar por sus blogs, pero son las 11:48 pm, estoy muy dormida y no me da la gana)

11.19.2009

End up like this.

Soy un desastre, patente e inútil, que escucha jazz a las 2:45 am tentando a su salud, que al fin y al cabo qué importa. Soy un algo que se deshace con cada nota del saxofón y que no sabe cómo unirse de nuevo. Un ente que ni siquiera llora, sino que musita la canción con la voz rota porque los sollozos se le acabaron en algún momento de la madrugada.

Estoy deprimida, fuertemente deprimida, y la depresión se me agarra de los tobillos y no me deja caminar. Y los miedos se me traban en los pulmones, la angustia me agarra de la cintura y la desilusión me tira del brazo mientras la rabia me tira del otro. Y yo no opongo resistencia; que me trague la oscuridad si quiere indigestarse, es su problema.

Y me hundo y qué importa. Duele. Duele amar, duele querer, duele soñar. ¿Todo tiene que doler? No quiero que duela. ¿¡¿Es que acaso no hay un puto aspecto de mi vida que no duela?!? ¿Uno, uno sólo que no me haya tirado por completo? Pero ya ni siquiera quiero buscar culpables. Tal vez en eso maduré un poco... ya no importa quién tiene la culpa, importa solucionar las cosas. Pero no puedo. No me siento ni capaz, ni con ganas de intentarlo. Los desastres no hacen buenas cosas.

Ay, ¿a quién le miento? No sé ni para que escribo aquí. La reina de las letras se suicidó y ninguno de mis posteos, o mis versos, o mis discursos de grado, o mis lo que sea valdrá la pena.

Si hago un recuento de los textos infinitamente idiotas que tengo cada vez que me deprimo no acabaría nunca. Pero al menos para eso soy buena, para quejarme... vaya consuelo.

No quiero creer nunca más en nada.
Tanto así que no soy capaz de soñar con tus ojos lindos de musa morena y tus pies descalzos, que no soy capaz de darme la oportunidad de quererte. Yo, yo que nunca aprendí nada de mis errores, que me vanagloriaba de tener el coraje de volver a confiar siempre, de volver a caer con toda la grandeza posible... ahora estoy asustada y sentada en un rincón aterrada de moverme.

Tanto así que no soy capaz de soñar contigo para conciliar el sueño, que no soy capaz de creer que seremos lo que somos por siempre o que tendremos un final feliz en el que acabemos encontrándonos. Yo, que era aquella que siempre mantenía la esperanza estúpida de chocar contigo una tarde septembrina cualquiera en nuestros futuros.

Desearía dormir por siempre.
Y lo intenté, quizá por eso ahora tengo este insomnio de mierda. Dormir el resto de mi vida, sin moverme, sin hacer nada diferente a mantener cerrada la cortina y los párpados hasta que la vida se acabe. Hasta que el futuro venga, me encuentre, y me trague de un mordisco y de mi no quede nada... total, ¿qué iba a quedar de mí que sirviera de algo?

Son las 3:45 am y ahora suena Son of Dork. La letra duele igual que el jazz y mi despertador está próximo a arrastrarme a un colegio al cual no voy hace días, escudada por una fiebre que presumo es más un síntoma de mi alma rota que producto de algún virus extraño. Los médicos pueden decir lo que se les dé la gana.

Muy inútil para sonreír, muy inútil para estcribir, muy inútil para ser feliz. Me conformo con respirar, y sentirme para la mierda deseando un abrazo que se me escapa de la memoria con demasiada rápidez. Total, no hay nadie que lo renueve, y los abrazos añejos terminan siempre por caducar... si no, digánselo a mi ex-mejor amiga.

There's nothing left.
We're just a shadow of what we used to be.

11.15.2009

Desubicada.

Siempre me he preguntado qué se sentirá drogarse. Muchos porritos de marihuana me han pasado cerca, muchas pastillitas de colores varios, contonéandose para que los tome en mis labios y me deje llevar. Pero no, entre la experiencia con los antidepresivos y la sobredosis de advil, creo que tuve suficiente al respecto de sustancias psicoactivas.

Aún así, con lo que respecta a perder el control de mi misma... en eso soy excelente.
Creo que no necesito de algo considerado "droga" para drogarme, lo cual tiene sus pros y sus contras, like all in the life.

Hoy estoy altamente drogada, de manera que no me hago cargo consciente de lo que diga este post. Estoy en mood: Hija de puta de mala calidad, y se lo aguanta el mundo. Todo debido a que llevo sin dormir quién sabe desde cuando, a que estoy estresada, a que consumí demasiado chocolate y me empaqué 2 litros de coca-cola yo sola. En conclusión y gracias a una mezcla de diversos factores y varias sustancias químicas (serotonina y cafeína) mi cerebro está hecho mierda y delira. Ah, y escucho Marilyn Manson, cosa rara porque normalmente no lo hago y menos a las 4 am en total oscuridad, pero supongo que su música de cierta manera droga también.

Mi amigos suckean ¿saben? Bueno, no todos. Generalizar es malo, dicen. Pero sí la mayoría. Pero eso pasa; crecemos, cambiamos, abrimos los ojos... y la amistad se va a la mierda. Hablando sinceramente (los borrachos son sinceros, ¿los falsos drogados también?) también es en parte mi culpa. Creo que le tengo un muy bajo grado de tolerancia a la gente y sus errores estupidos cuando estoy así, como ahora. Pero... whatever, ya no me cuadran. Ya no les cuadro. Fuck them all. Llega la universidad, llega un nuevo camino, y cada loco por su lado. Mon, Tomás, Al, Cao, Les... todos se pueden ir a la mierda.
Con Cami me da pesar, es mi culpa que nuestra comunicación sea nula, soy yo la que no ha hecho el esfuerzo de volver a contestarle los e-mails. Tengo que revivir esa amistad o probablemente me arrepentiré el resto de mi vida. Y con Fran, bueno...las cosas andan a patadas. Es mi mejor amigo por algo. Cuando me harto le cuelgo el teléfono y eso es todo. Lo lindo es que el vuelve a llamar (y sí, le contesto. No soy tan hija de puta aún).

Creo que hasta ahora me doy cuenta de que tengo amistades cíclicas, qué asco de persona que soy por Dios. Dado que en mi primaria nunca tuve amigos, no puedo hacer la cronología desde tan antes, pero que yo recuerde en el bachillerato me la he pasado turnándome a mis amigos. Por épocas. Me harto de ellos. ¿Quién era la que decía que se aburría de la gente? Ah, sí, Tsu. De mi se aburrió planamente, lastima porque la quería. En fin, parece que yo también me aburro de la gente y al más mínimo incentivo los mando al demonio... Parece que me harté de todo a la vez. Triste. Pero a la mitad de ellos no los voy a volver a ver (nos graduamos y si te hablo, que sea por facebook), y a la otra mitad puedo optar con toda tranquilidad por no volverlos a ver (creérte mi amigo sólo porque compartí un par de cosas contigo en 6 meses es muy iluso, cherie).

¿Y luego? Claro, es muy fácil mandarlos a todos a la mierda... pero una persona altamente depresiva con una autoestima ínfima necesita amigos. Supongo que me las arreglaré con los 2 o 3 que quedan. ¿Quién necesita más? Las hijas de puta como yo nos las arreglamos bien sola, gracias.

Hablando un poco de nada y un poco de todo, necesito salir. Desde que llegué de ingleslandia no he salido... ¡ni siquiera a tomar un café! Necesito vivir la vida, como dicen en las películas. Y obviamente que obviamente que fantaseo con la típica salida de mucho alcohol, muchos besos que se van a olvidar, muchas luces y mucho desconocerme. Pero también sabemos obviamente que no soy así, aunque me moriría por serlo. Que las rumbitas a las que van mis compañeros de colegio me quedan cortas... tomar trago sentados en un parque no me llena, sepánlo. No sé que me llena, a veces un buen libro, a veces no, pero sé que una cerveza no me llena en absoluto. Y una borrachera tampoco. Tengo la firme persepción de que los que van a fiesticas así son una manada de imbéciles huecos con los que no tendré nada en común y me la pasaré dándome contra las paredes. Algún día encontraré una rumba que sí sea de mi estilo.

Debería volver a ver a mi psicoloca, por todo esto de los cambios post-graduación, de la adaptación a la U, de la mañana de tener insomnio en las madrugadas y empezar a decir y hacer cosas raras (como meterse a chats para lesbianas... no lo hagan, son un asco. Si alguna vez encuentro uno que valga la pena, les cuento), de la misteriosa vuelta de mi papá y de tener sueños con señores de más de 40 años. Sueños malos, porque no debería soñar con tener una relación amorosa a escondidas con mi cuasi profesor. ¿Hasta cuando con el complejo de lolita, Luna? ¿No habíamos roto ya con ello?

Ay, al demonio. Y hablando de demonios, me voy a hablar con the devil.

Mañana, cuando me dé resaca, me voy a arrepentir.

11.12.2009

Un no-post.

Hoy estoy planamente de mal humor. De esa clase de mal humor mezcla de aburrimiento, hartazgo, cansancio, estrés, soledad. De esa clase de mal humor que se resuelve hablando con un buen amigo. Quiero hablar con alguien y no hay nadie.

11.11.2009

Cuando la vida te da tres vueltas y 270º-

Son la 1:07 min de la madrugada del jueves. Tiemblo. Pero no por frío, ni por sollozos atorados en la garganta, ni por miedo. Tiemblo porque mi organismo dice a gritos que tengo que dormir. No duermo más de 4 horas diarias (y eso cuando tengo suerte) desde el jueves pasado, ¡y eso incluye sábado y domingo!
Supongo que en el colegio decidieron darnos una probadita de lo que es el ritmo de la universidad.

Estoy mareada, me duele la cabeza después de terminar tantos talleres, pero aún me quedan por hacer un índice onomástico y uno temático de mis apuntes del año. Bastantes apuntes, por lo tanto bastantes nombres y temas, eso empastado para el viernes a las 8:00 am. También está la síntesis para el quiz de física, que no sé si será para mañana o no, pero que ya me veo haciendo en el descanso. Y el enorme taller restante, el de filosofía, para el viernes también. Ah! y los exámenes finales para la próxima semana.

Debería estar trabajando ¿no? Digo, en vez de andar por aquí escribiendo tonterías. Pero no, tenía que escribirlo en algún lado y sabemos que este es mi diario virtual. Además, quería pedir perdón por no volver a postear... es lo que pasa cuando no tienes tiempo ni de dormir.

El viernes termino las clases, el 5 de diciembre me gradúo. ¿Quién lo creería? Ya, ya, ya casitico termino esto. Au revoir, colegio. Hablando de terminar el colegio, sigue la universidad. ¿Se acuerdan de que les hablé de la universidad del Rosario? Bueno, pues voy a estudiar sicología en la Universidad de la Sabana.
"Qué que?" Sí, tal como lo leyeron. ¿Por qué? La historia es muy larga y no tengo mucho tiempo (recuerden la lista de trabajos por hacer), pero digamos que me enamoré. El pénsum, de la Sabana me hizo sentir lo mismo que el campus de la Javeriana. Esa sensación de calor en el pecho, de..."¡es esto lo que quiero hacer, es aquí dónde quiero pasar los próximos 3 o 5 años!"

Lloré mucho cuando tuve que dejar la Javeriana atrás sin siquiera inscribirme, o bueno... mucho no porque tomé la decisión mientras estaba en Winchester, y el ambiente inglés no me dejaba llorar del mundo -estaba viviendo un sueño, al fin y al cabo-.
Después de eso comencé a hacerme a la idea de estudiar en el Rosario. Era un buen programa, mi colegio era colegio convenio y prácticamente me rogaban por aceptar la beca del 50%, y estaba la posibilidad de largarme en 3 años a Bolonia, Italia. Pero no me convencía, iba a estudiar por allí por razones no del todo correctas, no sentía esa felicidad inundándome los pulmones como la primera vez que pisé la Javeriana.

Me aceptaron en el Rosario, por supuesto. Beca a mejor Icfes (30%) que sería reemplazada -no acumulable- con la del colegio (50%). ¿Valor final de la matrícula que tenía en mis manos? $3'000.000. Eso era mejor que nada, al fin y al cabo. Mejor que pagar el doble, plata que no tengo. Pero esperé, era tanta la sensación de... de tambalearme al pensar en la universidad, que estuve esperando hasta la fecha límite de matriculación (25 de nov) hasta hoy...

Mi tía conoce a la ex-decana de la facultad de sicología de la Sabana. La ex-decana conoció mi caso (promedio del Icfes, promedio del colegio) y como soy una nerd declarada (4to puesto y promedio de 4.9 sobre 5.0 en el colegio) me recomendó a la universidad. Obviamente, a las universidades les encanta tener alumnos insignia, prospectos excelentes, y el miércoles de la semana pasada me llamaron de la Sabana a MI número privado de celular (que nadie tiene... mi mejor amigo, y algunos contados familiares.) a invitarme hoy (ayer, miércoles en realidad) a conocer la universidad. A las dos horas llamó mi tía, obviamente a presionar para que yo aceptara la invitación. Acepté, poco o nada convencida... la Sabana nunca había sido una opción, además de que me sonaba demasiado lejos y demasiado Opus Dei. (Dato a aclarar: No es un factor determinante para ninguna de mis decisiones, pero mi tía tiene plata. Es relativamente importante tener a mi tía feliz. Por eso suelo darle gusto, aunque al final me salgo con la mía... -casi siempre-. Tía que cree que todos sus consejos son tomadisisisisímos en cuenta = Mamá de Luna que puede respirar tranquila porque no le va a tocar sacar un préstamo suicida para la matrícula de Luna )

Así que fui. Queda en la reverenda mierda, para ser sinceros. Por fortuna tienen buses especiales (sí, así, como los buses de colegio). El campus... me habían hablado maravillas del campus, pero para mí no importaba mucho (cof, mi campus soñado tiene nombre ya, cof) mas si es lindo, con lago y etcéteras. Parecido a mi colegio, muy club campestre.

Ay, ay.. pero cuando yo entré a esa oficina y la profesora me empezó a hablar del programa ¡me enamoré! Ni conductivista (como me lo temía), ni demasiado cerrado (relativamente open-mind, para qué), bastante multilineal, convenios con medio mundo y doble titulación con la U.Bolonia y la U.noséqué de Australia... ¡¡y no es obligatorio hacer tesis!! Y también está la cámara esa de nomeacuerdobien. El nombre es complicado, don't blame me. El punto es que es esa cámara tipo "law and order" donde le hacen preguntas a la gente y el resto del mundo los ve a través de un vidrio de un sólo sentido. Sí, ésa donde hacen los interrogatorios. Bueno, la Sabana tiene una y la usa para la entrevista y diagnóstico en vivo de pacientes con patologías siquíatricas <3>

Me fui contenta, saltando y sonriendo... sobretodo cuando (haciendo una excepción del tamaño del Himalaya, porque normalmente no dan becas a primer semestre, y en sicología no están aprobadas casi ninguna) me aseguraron una beca de mínimo 50% pero... de posiblemente el 90% del valor del semestre. Recen por mí para que sea el 90%. En todo caso, estoy más feliz que una hormiga en una nevera... por primera vez desde hace dos meses quiero entrar a estudiar YA, y eso es lo que en realidad cuenta.

Los dejo porque me estoy cayendo del sueño y una hoja de vida (sí! se me olvidaba, además de todo debo hacer una hoja de vida para empastar junto con los índices) me llama.

Después de tres vueltas y un giro de 279º se despide,
Luna.

PD: Recuérdenme hablarles de Lía, la nueva niña que me gusta, en el próximo post ;)

11.02.2009

Un pensamiendo errabundo.


Soy muy buena en esto, si tan sólo me das la oportunidad. Seducir con palabras, agitar con frases, enamorarte con la combinación exacta de acentos, ese es mi fuerte. Teclear al ritmo de los latidos de mi corazón, y luego al ritmo de tus latidos, y así ir haciéndolos aumentar...
Es esta mi especialidad, así conquisto. Con un montón de caracteres a los que les doy un buen significado. Puedo atraparte entre los hilos de mi caligrafía y hacer que nunca más quieras desviar la mirada, créeme. Coquetear entre mensajes, juguetear entre espacio y espacio. Así funciono yo, esa es mi estrategia.

Por favor, déjame acariciarte la piel con un poema, hacerte sonrojar con un doble sentido sutil, iluminar tus ojos con un piropo puesto en el lugar correcto.

Dame la oportunidad y te prometo que cuando estés así, bien enamorada, seré yo la que me deje caer en tus redes, serás tu la que me acaricies la piel, la que me haga sonrojar y la que guíe nuestras manos hacia el lugar exacto.

Pero primero enamorarte de mí, de este corazón hecho de letras, que sufro de pánico escénico y no sé qué decir, ni cómo moverme. Yo no enamoro así, no puedo. Déjate atrapar por una dosis de romanticismo cuidadosamente administrada, que la pasión es un efecto secundario. Quiero leer tu corazón, descifrarlo y describírtelo en tres frases, antes de oírlo retumbar junto al mío.

Dime, ¿estás dispuesta a leerme antes de tocarme?


(Si yo tuviera una enamorada, una posible novia (o novio, quien quita), un "cuento" como decimos acá, probablemente le entregaría esto. Pero no tengo ni pretendiente ni ganas, así que esto se queda acá como algo que se me ocurrió una noche cualquiera, un delirio de madrugada. )

10.26.2009

Estoy de vuelta.


Son las 12:40 am y me estoy congelando. He pensado en hacer café, me he parado cuatro veces pero tras dar un par de pasos vuelvo a la comodidad del sillón. Estoy cansada, los ojos me arden. Pienso en ella, como por costumbre, como porque siempre me da mucho sobre que pensar. Sé que no debería… pero sé que no debería hacer tantas cosas. Supongo que estoy hecha al revés. Horarios rotados, sexualidades transgredidas, anhelos estúpidos, nostalgias caducadas… Sí, estoy hecha al revés.

Estoy aquí de nuevo. Es curioso, precisamente abandoné el blog porque estaba cansada de darle vueltas a ella entre mis letras, y vuelvo con ella enredada entre los dedos y las neuronas. Soy altamente predecible.

Se preguntarán en qué he andado... Me fui para Inglaterra, gente. Y esta probablemente lesbiana estuvo un mes en un internado masculino. Fue divertido convivir en una misma casa con 60 inglesitos, no lo voy a negar. Me en… ¿enamoré? (Flashback: “I’m too smart to fall in love right now, devil”) Me enredé con un inglesito lindo. No pasó nada, las partes interesantes pasan en mi cabeza, como siempre. Nos abrazamos, nos reímos, me derretí con sus ojos azul iceberg, le dediqué una canción en secreto, y volví de este lado del hemisferio. Y a la distancia le tomó sólo una semana para borrarle mi silueta de la cabeza. A mí, quizá, me tomará un poco más de un mes. (I miss you, devil, but it’s a secret).

También hice el Icfes (4 puesto a nivel nacional, menos de lo que me esperaba… pero aún así un muy buen puntaje) y me presenté a la universidad. No voy a explicar lo difícil que fue tomar la decisión, pero voy a estudiar Psicología en la Universidad del Rosario. Yo llegué a soñar con Sociología en la Nacional, pero es un tema que no voy a discutir. Son tres años, y después Bolonia es el límite.

¿He cambiado? Sí, aunque no sé exactamente en qué sentido. Crecí, pero no tengo idea de para dónde, ni de hacia qué. Ahora me aburre hablar por Messenger, me da sueño a las once de la noche, me duele la cabeza más que de costumbre, como menos y sonrío más. La amo lo mismo y es un encarte, pero entiendo un poco más. Creo en el futuro y reviví mis ansias de viajar, pero me descubrí soñando con otros paisajes. Sigo igual de bisexual, no se preocupen; la manilla en la mano izquierda y el orgullo trenzado en ella (pero me he descubierto más abierta, tanto que hace tres días me preguntaron a quemarropa, probablemente por la manilla, “¿eres gay?” y automáticamente respondí “sí, se podría decir que lo soy”). He notado también que soy demasiado teórica –rayando con esquizofrénica- pero el hecho no me molesta, las imágenes cuasi porno siguen pasando solamente en mi cabeza, pero estoy cómoda con ello. Soy tímida, que se le va a hacer. Y retardada social también. Si alguien algún día quiere intentar algo más conmigo, dar el primer paso de la forma correcta… si logra quebrar la barrera, se encontrará con la pasión y la creatividad contenida que los sagitarianos tanto presumimos.

Debería dormir, o hacerme un café. La cabeza me duele como si fuera a partirse en dos. Dos. Dos pasos y vuelvo a la comodidad del sillón. Debería escribirle a modo de no-conectado que todo está bien, que simplemente la extraño y deseo hablar con ella largamente. Pero no, doy ochocientos pasos en reversa porque no es del todo verdad. Porque el miedo me atenaza los pulmones como siempre y me da terror ya no conocerla, haber cambiado tanto (ambas) que esta relación tan endemoniadamente frágil que sostenemos se fragmente y se deshilache para terminar quebrándose.

(...Tu amor es suficiente, aunque no me ames como yo quiero. Pero aún así, me aterra saber que puedes dejar de amarme, porque yo sé que no puedo.)

8.11.2009

Blog oficial y permanentemente en receso.
Lo siento.

8.10.2009

Cómo dueles en los labios, cómo duele en todos lados.

Para la señorita Almendra, que entiende un poco de qué va todo esto.
Aunque su "no comentario" en cuestión es más físico que el mío.



Se recomienda como banda sonora del texto a seguir.



Me pica la piel por este exceso de caricias inventadas, me arde la garganta atragantada de palabras y se me acalambran los dedos cansados de intentar alcanzarte. Quiero comentar tantas, tantas, tantas cosas. Y no hay nadie para hacerlo. Yo sola, con mis historias y mis enredos. Con mis ideas de ti. Mi inspiración que se escapa y se esconde debajo de las heridas como tentándome a atraparla, a conquistar al dolor para tenerla. De modo que me contengo, dejo a la inspiración allá metida. Me muerdo el labio y miro a un punto, un punto cualquiera que será el confidente de todo lo que mis ojos tienen por decir.

Hoy no soy lo suficiente fuerte. Hoy necesito alguien de quién aferrarme, alguien contra lo cual gritar. ¿No serás vos, sólo un sueño? ¿No serás producto de mi imaginación? Te me escapas de entre los dedos, como intentar mantener agua en la cuenca de mis manos. Demasiado perfecta. Demasiado imaginada. ¿Cómo suena tu voz cuando hablas en susurros? ¿Cómo se sentirían tus dedos al pasar por mi cabello? ¿Me estremecerían más de lo que ya lo hacen tus labios sobre mi piel?

Alguna vez te conté que para conciliar el sueño era mi costumbre imaginarte. Hoy no puedo. Tengo un hueco, un vacío que no cuadra, y a Vainilla bruscamente apretado contra mi pecho. Sé que estás ahí, vida. Sé que existes. Y creo con cada fibra de mi ser que lloras cuando me dices que lo haces, que ríes cuando la combinación de letras adecuada me lo cuenta. Pero en madrugadas como estas, exhausta de llorar por horas, imaginarme tus brazos contra mi cuerpo hace que mi piel te busque, pero por más que busque no va a encontrarte.

Amor o no amor de por medio, te extraño a vos. Enterita. Te necesito a vos. Quiero que me cuentes un cuento mientras a los sollozos se los traga el cansancio. Quiero que me quites las ganas de huir estrechándome contra tí. Quiero hacerte un espacio en mi colchón y acurrucarme a tu alrededor. Quiero poder sincronizar mi respiración con la tuya y que así sea más fácil respirar.

Aún así, ni yo estoy segura de que fuera suficiente. Pero como eres un sueño (un sueño con voluntad y personalidad propia que hace lo que se le viene en gana) tengo derecho a afirmar que sería suficiente. Que eres suficiente. Incluso ahora, a las dos de la mañana con el insomnio pegado a los labios y la desilusión al corazón, incluso ahora eres suficiente. Eres tanto que incluso a dos horas, miles de kilómetros, y un par de miedos de distancia eres capaz de transformar mi angustia en algo más lindo.

Porque mis soledades tienen raíces más profundas, porque mis miedos se agarran del universo, porque mis angustias tienen motivos mucho menos nobles. Porque sabes, o espero que sepas, que no eres ni el detonante ni la solución. Porque me has enseñado que solita tengo que aprender a ser feliz. Porque me hiciste prometer que estaría siempre ahí sin saber exactamente en qué me estaba metiendo... y ahora me mantengo firme, agarrándome de este lado de la azotea.

Porque aunque duele en las esquinas de mi habitación tu ausencia, aunque arden en mis labios todos los besos que me he mordido sin poder dártelos, aunque rasgan las caricias que te pertencen, cautivas en mis dedos... Prefiero mil veces ese dolor, al dolor de saber que no estás. Que no estaremos más. Porque hoy no quería que mis letras versaran sobre terrores y suicidios, sino sobre cosas más bonitas. Porque me escondo en este dolorcito tierno, aovillándome en él para no sentir el golpe de todas esas cosas que parten más.

Hoy, como hacía mucho no pasaba, me torturan los "algún día". ¿Quién te mandó a vivir allá? ¿Quién me mandó a vivir acá? Es una vieja nostalgia de infancia, pero se la cobraré con creces a la geografía y al destino cuando te tenga en mis manos.

Esta noche, bonita, sueña por mí. Sueña por las dos. Y visualiza ese momento tan bonito que hace un tiempo me describiste, para yo poder colarme en tus sueños y creérmelos completos.

Luna. 11 de agosto de 2009. 2:11 am.



Ella, tú, yo. Línea recta.
Pero si se unen los extremos... Ella, yo, tú. Tú, ella, yo. Yo, ella, tú. Yo, tú, ella.
No, no puedo con los triángulos.

8.06.2009

Luna llena.



Cuando hay luna llena se me desbarajusta todo un poco, ves? Y me convierto no en licántropa, sino en esta cosa que aprieta los ojos para alejar el sueño, simplemente por el placer de estar ahí hasta que el cartelito de "ella se ha desconectado" traiga un dolorcito agridulce y cerrar los ojos se presente como la mejor opción para dejar de intentar alcanzarte, estirando esperanzas que no van a ninguna parte.

Pero no importa porque no necesito que vayan a algún lugar, y no necesito que el nudo en la garganta se vaya para poder decir te amo.

Me gusta ir sin rumbo hasta que el camino encuentre mi pies, ahora que finalmente entendí como tropezar sin caer.

8.02.2009

Mi -no- salida del armario. (Luna y sus ideas de cajón)

-For the record-


Todas y todos sabemos qué es estar en el armario. Algunos son claustrofóbicos y duran centésimas de segundo, otros (como yo) le temen a la oscuridad y van abriendo de a poco la puerta, otros tienen armarios grandísimos con provisiones ilimitadas y se quedan allí años, y otros se van asfixiando poco a poco hasta que abren la puerta de una patada. Pero a fin de cuentas todos hemos estado rodeados por tres paredes y una puerta.

Tengo una muy vaga idea (si estudio sicología, les aseguro que profundizaré en el tema) de qué es para Freud el armario, ese lugar en el fondo de nuestra psiquis, ese lugar que le dio nombre (si, gente, por eso no salimos ni de un cajón, ni de debajo de la cama...) a lo que hacemos cada vez que damos la cara, que decimos en voz alta qué somos.

Yo, por mi parte, tengo un desacuerdo básico con la idea. Y la clave de ese desacuerdo está en la última frase del párrafo que acabaron de leer. Es ese último qué. No somos un qué, somos un quién. Yo no salgo del armario cada vez que digo que soy mujer, o que soy colombiana, o que soy artista, o que soy... lo que sea. Porque soy yo. Porque Luna, esta Luna que mide 1,62, pesa 60kg -aproximadamente-, tiene ojos claros, cromosomas XX, es hermana mayor.. esta Luna también tiene una opción sexual diferente. Y hace ya varios meses la asumió, por lo tanto no tiene necesidad alguna de ir gritando a los cuatro vientos "me gustan las mujeres", de la misma manera que no grita a los cuatro vientos "soy RH positivo", y la gente tampoco le va preguntando por ahí "¿eres bi/homosexual?, de la misma manera que no le preguntan por ahí "¿cuál es tu RH?".

Para mí, un homosexual/bisexual/transexual sale del armario en el momento en el que se mira al espejo y ve en el fondo de sus ojos una certeza más de quién es. Un brillito especial, como otros miles de brillitos especiales que adquirimos en la vida. Es en ese momento en que salimos del armario, no cuando lo decimos en voz alta ante alguien más. Porque el armario, para mí (perdonad, señor Sigmund, si estoy tergiversando su teoría) es ese espaciesito en nuestra mente que guarda todas las cosas que creemos malas, prohibidas, perversas y que nos negamos a aceptar. Para mí, por ejemplo, hay heterosexuales de clóset también. Las señoras que andan por ahí ruborizándose cuando alguien les habla de sexualidad son heterosexuales de clóset, porque no han aceptado la sexualidad como parte intrínseca y escencial de su ser.

Pero volvamos al hecho del armario como la sociedad actual lo conoce. A esas tres paredes y una puerta que se han repetido en la historia de la opción sexual diferente desde hace algunos años (algunos, sí, porque -y creo que ya todos lo saben- los griegos se enamoraban de hombres sin mayores enredos (y las mujeres a las que les gustan las mujeres, pues bueno, y'know, nunca hemos existido, somos un fallo en matrix)). Para mí esas paredes y puertas son miedos muy definidos.
Miedos distintos en cada situación, desde miedo a una mirada de indiferencia o asco, hasta miedo a la pena de muerte.

Y bueno, si soy tan liberal y vivo en un entorno tan tolerante... ¿por qué sigo con un el 55% de mi cuerpo metido entre naftalina? Por lo que dije arriba, no tengo necesidad de hacerlo.
Pero, un momento, gritarán algunos, ¿no es algo importante que la gente que te ama sepa qué estás haciendo de tu vida? Depende, respondo. Hay que tener una alta dosis de inteligencia emocional para salir del armario.

Yo NO he salido del armario con mi mamá, con varios amigos, con mi familia en general, por estas razones/leyes/consejos, y se las dejo para el que quiera tomarlas en cuenta:

- CUÍDATE. No arriesgues tu integridad física, emocional..¡tu estabilidad económica incluso! sin que valga la pena.

(Yo no he salido del armario en mi colegio porque no vale la pena. ¿Realmente me interesa lo que 20 pendejitos de 16 años con los que comparto salón a diario pero casi no hablo, piensen de mi? No. Pero sé lo que son capaces de hacer si se enfrentan a algo diferente a lo que pueden asimilar. El rechazo puede ser brutal, puede causarme problemas emocionales serios, puede llegar incluso a violencia física. ¿Quiero arriesgarme a eso por estar felizmente fuera del clóset? No. No vale la pena, sólo me quedan 3 meses de colegio y quizá nunca jamás los volveré a ver. Eso sí: no me escondo. Si algún día tienen suficientes pruebas (y cojones, permítanme la expresión) para preguntarme de frente mi orientación sexual, les diré tranquilamente, o al menos no lo negaré.)


-EVALÚA. Evalúa tu entorno, evalúa las herramientas que tienes para enfrentarte a todo tipo de cosas (preguntas, actitudes, reacciones inesperadas de toda clase), evalúa si es el momento indicado.
(El ejemplo perfecto es la adolescencia. A MÍ (en mí caso, desde mi punto de vista, de una manera totalmente subjetiva) me parece una pésima idea salir del armario entre los 13 y los 18 años. En esta edad la gente del entorno tiene todas las razones del mundo para decirte que estás confundido, para creer que estás entrando en una simple etapa, para echarle la culpa a influencias o lo que sea. Puedes estar muy seguro y estar gritando: "es lo que yo, yo en mi total sanidad mental elegí, yo y nadie más", pero sólo van a oír a un niñato con una rabieta. La adolescencia es una edad en la que aún hay muchas cosas que no se han terminado de formar, estás empezando a armarte una personalidad, una opción de vida. Es una edad en la que se cometen muchas locuras y en la que uno no tiene aún la cabeza aterrizada en la tierra (la cabeza y los pies, porque te recuerdo que si eres menor de edad, además, tus papás son amparados por la ley para tomar decisiones por tí...que pueden ser tan drásticas como mandarte a un psiquíatrico). Si tan seguro estás de quién eres, ¿por qué no esperas un par de años?)

- CUÍDALOS. Piensa en lo shockeante que puede ser para una persona una noticia de ésas. Piensa en la mejor manera de decirlo, de la forma que les resulte más fácil de asimilar.
(Si tu mamá -como la mía- está asimilando el hecho de que estás a punto de salir de la universidad, de que tu hermano está entrando a la adolescencia, de que su mamá tiene alzahimer, de que su papá se murió y las cosas aún no retoman su curso como deberían, de que muchas de las certezas de su vida están tambaleándose... por favor, por favor, no le grites un día en medio de una pelea "SOY GAY". Te puedo asegurar que no se lo va a tomar bien, y que le va a causar un daño enorme. Aplícar la ley/razón/consejo anterior es muy útil, encontrar el momento adecuado... pero no sólo para tí sino también para ellos. En algún lugar leí que salir del clóset presentando a tu pareja es una de las peores ideas, porque no sólo tienen que asimilarte a tí, sino además a ella. Analiza cual es la mejor manera de decirle (en el caso de mi mamá, probablemente sería por escrito... en una carta, y luego un café cara a cara cuando ya haya tenido su tiempo), encuentra un momento tranquilo en que las relaciones estén bien con esa persona, encuentra un momento en que tu estés bien y en que la persona esté lo mejor posible, sonríe y...dale. No puedo decir cual será la reacción, pero si que lo habrás hecho con la mayor dulzura y cariño, y eso cuenta la mayoría de veces.)


Eso es lo que tengo que decir. Podría escribir mil testimonios más acerca de las veces en las que SÍ he salido del armario (el 99% de ellas favorables) con mis amigos, mi profesor de física, Dana y demases pero no valdría mucho la pena (a pesar que hay unas harto hilarantes) porque son experiencias que cada uno de ustedes va a ir construyendo (en base, espero, a los 3 ítems que les acabo de dar).

A mí no me gusta el clóset, porque le tengo miedo a la oscuridad, porque soy quien soy y no quiero tener miedo de serlo, por muchas razones. Y siempre que veo la oportunidad salgo de él. Por eso marché sin máscara en el Gay Parade 2009, por eso defiendo la diversidad y la tolerancia cada que tengo oportunidad, por eso defiendo a la comunidad LGBT en los debates de clase de ética, por eso regaño a mi hermano cada vez que usa "gay" como insulto, por eso cuando me preguntan por el significado de la manilla con las franjas del arcoiris en mi mano derecha respondo orgullosa:

Es la bandera de la diversidad sexual, racial, ideológica. E s la bandera de la tolerancia.
Es la bandera de las cosas que creo y defiendo...

Y sí, también es la bandera del orgullo gay y de Cuzco.


Los adora,
Luna.

PD: People, Luna tiene Twitter! http://twitter.com/luna_92 ¿Quién me da clases? Seguidme y yo os seguiré( x) eso sonó a secta).. nah, cuénteme si tienen twitter también para twittearnos.
PPD: Si, Lyds, el post de la marcha está en el horno. Durante esta semana, apenas tenga acceso a mi pc grande (donde están las fotos) lo subo ;).

7.28.2009

Antracita.

¿Qué es antracita? Es la coloración del cielo justo antes de una tormenta, una tonalidad de gris.

Estoy hecha un lío, gente. Un lío feo. Y como han notado en los últimos post... las palabras no me salen. Como si lo estuviera negando todo. Alguien me dijo alguna vez "tú guardas todo, y explotas luego sin saber por qué.. por una tontería, una excusa". No sé, ¿cuánto guardo/soporto entonces para ser la persona más llorona de la nación?

El domingo diría que exploté. Pero no. Se me quedó la mitad aferrada a los bronquios, al corazón. A mí, yo que me jactaba de "llegar hasta el fondo, fondo para así poder tomar impulso y saltar", y no lo logré. No toqué fondo. Antracita. Me quedé ahí, hecha trocitos a un paso de la tormenta y sin ser capaz ni de llegar a ella ni de retroceder. Suspendida. Aterrada, angustiada, atrapada. Estancada.

¿Qué pasa? El futuro pasa. Pasa de suceder, y pasa de pasar. De que voy a voltear un día y ya no va a estar (joder, qué hago a los 16 años hablando de quedarme sin futuro? No sé supone que es la edad de sentirse con todo el universo por delante?).
Copiándome de Yi, ahí van las cosas en frases, que en mi caso intentarán ser cortas (edit: no lo logré). Iba a decir las cosas claras, pero dudo que estén claras. Sólo están antracita.
Las cosas se dividen en dos.

1. Académico.
- Icfes. Icfes. Icfes. Ya lo sé, ya sé que no debería preocuparme, que todo es un trauma de colegio. Pero NO PUEDO no preocuparme. Me angustia, me estresa, me come las entrañas cuando menos me doy cuenta. No puedo ser menos que Andrea, no puedo ser menos que Mon, no puedo tirarme del pedestal en el que me tienen y no puedo desilusionarme a mi misma.
- Universidad. Estoy más perdida que un pingüino en el Sahara. ¿Qué estudiar? ¿Qué universidad? ¿Podré entrar?
- Plata. Fuck, para todo se necesita plata. ¿¡¿De dónde voy a sacarla?!? Beca, beca, beca.
Y eso. El tiempo no hace más que acabarse, se me escabulle. Y yo me ahogo, intento atrapar los segundos al vuelo y salto... y no llego, me estampo contra el piso.


2. Emocional.
Cada día más gay. Quizá aún me quedo en el terreno seguro de la bisexualidad porque no es un extremo, porque da más salidas, porque presenta una esperanza. Pero es simple: no me imagino en la cama con un hombre. A veces, quizá, me enamora un poquito su forma de ser, o sus ojos.. o tonterías. No, ni eso. Me gustan, fin. Pero me enamoré de un mujer. Estoy enamorada de una. Y, seamos realistas, la busco en todas partes. La busco en las personas a mi alcance... y como es obvio, no la encuentro.
Pero me asusto. Mucho. Tomás era.. quizá era mi último salvavidas antes de lanzarme sola a mar abierto. Pero no pasó. Nada pasó. Fucking frase que me persigue "no-va-a-pasar".
Bueno, lo intenté... ahora esté el mar. Está el mar color antracita, arremolinándose antes de la tormenta y rugiendo. Porque no he encontrado nada, pero es que es absolutamente nada (los monstruos no cuentan) en estos años, porque no tengo bases sobre las cuales establecer cosas. Porque no encuentro a nadie, y me siento feamente sola.
¿Luna lesbiana?...¿Cuántos cimientos no zarandea eso? ¿Cuántas perspectivas no cambia? ¿Sé en serio en que me estoy metiendo?


No... no sé que más decir. Y me pierdo. Me hundo. La tormenta zarandea de aquí para allá, sin querer comerme, anunciándome apenas su presencia con una sonrisa burlona.
¡Auxilio, socorro! Pero nadie oye. A estas alturas del partido, en el que las palabras escritas no me salen, no veo ningún amigo lo suficientemente fuerte para anclarme a tierra y tener una charla conmigo. Una charla de verdad.

Joder. Sí, Luna es autodestructiva, idiota y se enreda la vida gratis. Mátenme, por favor, si vuelvo con un posteo de estos.

7.25.2009


Me pregunto por qué viene a cuento este huequecito doloroso entre las costillas cada vez que intento escribir algo.



7.18.2009

Desafío literario,

Hoy el silencio reina por todas partes, así que paseando por el blog de la señorita T he decidido aceptar su desafío a seguir un jueguito que poco a poco se ha tomado blogspot y llenar con palabras de otros este vacío. Ahí va, entonces.

No sé bien de dónde salió este desafío, sí he oído de dónde pero no he recogido pruebas contundentes (?)- Bah, lo que sea. El juego dice que tengo que citar la quinta línea de la página cientodieciséis del libro que tenga a la mano.

Estoy echada en mi cama, no en mi escritorio ni en mi biblioteca -lo que sería más fructífero,- y sólo libros que estoy rumiando, o que han sido comidos por mi desorden y olvidados aquí al azar, me rodean.

Dejo caer mi brazo derecho, éste se descuelga del lado de la cama y toca las fotocopias (oh, perdonad copyrights pero a mis manos llegan muchos libros fotocopiados) de un librito curioso que me prestó mi mamá. Abro en la página indicada y cuento: un, dos, tres, cuatro, cinco..
"(...) cuando necesite ayuda, consejo o dirección de su espíritu guía, explíqueselo y sea específico." - La vida en el otro lado, Sylvia Browne.
Curioso, cayó justo al final de un párrafo y con esas palabras en ítalica. Uhm.

7.16.2009

Nostalgiario septembrino.

(Una carta inédita para vos, que desearía que nunca leyeras... pero que no puedo esconder y de seguro leerás.)

Hoy es una noche de nostalgias, de esas que se te trepan por el pecho y te sacan lágrimas que no son saladas sino dulces, pasivas, perdidas en el tiempo. Hoy me duele un poco el corazón. Un poco porque sí, un poco porque es una noche de adioses, un poco porque ya casi es septiembre (para mí, ya casi es septiembre últimamente, así los calendarios me lo nieguen, porque un mes y medio se me escaparán de los dedos antes de que pueda darme cuenta, porque el tiempo se acelera cuando las cosas más grandes opacan los días pequeños, porque sí). Sí, ya el mundo me sabe a septiembre.

Septiembre. ¿Vos, te acuerdas de ese septiembre? Claro que te acuerdas. Yo para momentos como ésos tengo casi memoria fotográfica, y en todo caso apenas ha pasado un año. ¿Un año ya? Increíble, y se sigue sintiendo tan parecido.
Mediaba septiembre, estabas no conectada, yo sonreía (sí, curiosamente sonreía) y tu me revelaste el secreto sin siquiera saludar. Me dijiste qué te estaba pasando, porque día tras día te me escabullías más en silencios y frivolidades, porque se nos estaban acabando los alientos para continuar riéndo. Y yo... yo me quedé de piedra, las palabras volaron y algo dentro hizo crash. No supe qué. En ese momento, diecialgo de septiembre, no supe qué.
Pero a las pocas semanas lo supe, se me había quebrado una esquinita del corazón, esa esquinita que aún tienes vos y que probablemente jamás tendré de vuelta. En un transmilenio cualquiera, volviendo a mi casa, supe que me había enamorado de vos. Al son de "cómo quieres ser mi amiga, si por tí me perdería... si confundo tus caricias, por camelo si me mimas" (esa canción que resurgió del fondo de mi memoria tan inoportunamente y que se estableció como soundtrack) supe que estaba irremediablemente enamorada de mi mejor amiga, de mi hermana del alma, de la persona que hacía apenas unos días me había confesado estar enamorada de otra persona. Bizarro. Yo enamorada de vos, mi personita adorada. ¡Cómo lloré esa noche! ¡Cómo lloré muchas noches de ese septiembre! No podía decidir que hacer, no sabía cómo afrontarlo. Pero vos me leíste entera como un libro abierto, incluso creo que vos lo intuías antes de que yo lo sintiera, y ese saber que sabías fue... fue comprobar por qué jamás seríamos nada. Porque nuestra amistad es probablemente el único lazo fuerte que podemos mantener, y cualquier otra relación sería insultantemente frágil. Tus palabras, verdaderas como siempre, pero dolorosas como nunca.

Si, en ese oscuro y tormentoso septiembre, lo único que yo quería era tenerte. Y de que no te tendría jamás era de lo único que estaba segura. Ahora ya casi es septiembre otra vez, y sigo teniendo la misma certeza, sumada a la certeza de que no te vas a ir. De que estás a mi lado como lo que sos, esa brujita que me saca sonrisas y me zampa verdades universales en las narices cualquier madrugada. Como mi mente psicópata gemela. Y de que yo quiero estar a tu lado, como lo que soy también. Como la pendejita que te adora de aquí a Plutón, que te esconde en sus brazos cuando hace frío y que no puede dejar de sentir fieramente y llevar su sinceridad por bandera.

Nunca olvides lo que somos. Tus palabras de nuevo. ¿No crees que estoy haciendo un buen trabajo? No lo olvidé, y precisamente porque no es olvidable es por lo que la carta va dirigida a tí. Porque no olvido que eres la persona a la que le puedo contar todo, porque no quiero que dejes de ser esa persona. Porque lo que me callé ese septiembre, me lo callé para protegernos, pero no quiero que necesitemos más protección, quiero jugar a creer que no nos causamos ya más heridas. Vos no me causas más heridas. No, con esto no. Simplemente, a veces, las heridas viejas molestan, pero nada más.

¿Crees que he cambiado, bonita? No sé. Quiero creer que he madurado, pero me sigue atemorizando ser quién era hace prácticamente doce meses: Un amasijo de heridas y temores y dudas.
Me declaré bisexual por primera vez ese septiembre, te acuerdas? Y pisé un psiquíatrico por primera vez también. Y me senté a observar lo que sería en serio mi futuro por primera vez también. Y huí de vos por primera -y última- vez. Y me echaron de mi casa, y me escapé también. Y deseé tener una revolcada (por despecho o no, nunca lo supe) con Dana por primera vez. Y caí en cuenta que el Icfes estaba a la vuelta de la esquina.

Ahora ya casi vuelve a ser septiembre. Y quizá estoy igual de asustada y enredada, pero las cosas han cambiado. Soy una bisexual declarada y parcialmente desenclosetada, soy alguien que ya no va a psiquíatricos sino a campamentos, soy alguien que está construyendo las bases de su futuro (¿seguras o no? No lo sé), soy alguien que nunca jamás va a volver a huir de tí, soy alguien que sabe lo dañino que es irse de la casa a las malas y sin planear las cosas, soy alguien que se está quitando a Dana de encima pero a la que las revolcadas ya no la asustan (es más, tendría bastantes si mi manera de ser no fuera tan terriblemente yo), soy alguien que tiene su examen del Icfes el 13 de septiembre y que está completamente aterrorizada al respecto, pero a la vez llena de valor y un toque de confianza en si misma para dar lo mejor de sí misma. Y soy alguien que todavía te ama, aunque con más madurez y menos dolor, con más cabeza.

Y en esta noche de lágrimas dulces pienso en cómo se me está acabando un pedacito tan importante de vida.
Pienso en que este va a ser mi último septiembre en el colegio, pienso en que quizás nunca vuelva a ver a Mon, a Lau, a Tús, a tanta tanta gente que hasta hace poco clasifiqué como "siempre ahí". Pienso en cómo estámos creciendo, vos y yo, y me pregunto si seremos capaces de seguir creciendo juntas, pienso en las dos pendejitas que hablaban de Arjona hace cuatro años y en los roles de magia que jugábamos y me doy cuenta de que se nos han escapado las noches de delirios que ahora están transformadas en noches de caricias y palabras lindas, coloridas o esperanzadoras. También me pregunto que será cuando estás noches se nos transformen en otra cosa.

Hace ya casi doce meses, escribí algo títulado Quiero, que ahora se empolva en mi fotolog encriptando en palabras pequeñas todo lo que yo era y quería en ese septiembre. Hoy ya no escribo un Quiero, escribo un Ojalá.

Ojalá este sea un septiembre lindo. No lo sé, los septiembres no suelen ser lindos. Ojalá el Icfes pase levemente y con los resultados esperados. Ojalá esta carta no te duela ni un poquito. Ojalá las personas que tanto aprendí a querer en 5 años de colegio no se me escapen de los afectos. Ojalá tampoco se me pierdan de vista, o se me escapen a dónde ya no pueda volver a hallarlos. Ojalá el 20 de septiembre llegue rápido y Londres sea una experiencia increíble. Ojalá no me extrañes mucho ese mes. Ojalá el futuro se me pinte de lila. Ojalá la nostalgia ya no sepa encontrarme. Ojalá que mi carrera sea la adecuada, y la unversidad me acepté contenta. Ojalá pueda tener algo lindo, fácil y dulce con él, para ahuyentar un poquito nuestras cargas. Ojalá después aparezca esa persona que me enloquezca. Ojalá esa persona no viva en el sur, sino aquí. Ojalá que las tristezas nunca vuelvan a saber pegarseme. Ojalá los psiquíatricos desaparezcan de esta historia. Ojalá no me falten los colores para pintarme al mundo y hacermelo más feliz. Ojalá no se me acaben las fuerzas nunca. Ojalá las noches aún sepan saber a risas en diez años.

Ojalá siga siendo yo. Ojalá sigas siendo tú.


Ojalá me ames para siempre.


Luna. 17 de julio de 2009. 12:29 am.

7.14.2009

Ey, she's still alive!!!

Hola. Me animo a escribir por aquí de nuevo por sus comentarios... me sacaron una sonrisa de proporciones jupiterianas, muchas gracias. Ser leída se siente magnífico.

Se preguntarán qué demonios me ha pasado. No, no me llevaron los aliens, ni me arrestó el FBI, ni me mató un puma. Simplemente el tiempo me tragó, mis tiempos en realidad. Me han pasado muchas cosas que iré relatando próximamente, conforme las vaya entendiendo y el pasar de los días las vaya despejando. Y conforme tenga tiempo, porque esto de entrar al último semestre de undécimo grado, con el Icfes tamborileando sus garras, no es fácil.

Y bueno, así estoy. Zarandeada por dentro, pero feliz. Con un gripa de los mil demonios que me cogió en el campamento y lleva ya casi 15 días pegada a mí. Empezando a acoplarme a las rutinas de nuevo, aunque se ve que si son las 1:11 am y tengo colegio mañana no es que haya logrado acoplarme muy bien. ¿Otro dato? Ah, sí, tengo en mi alma dos nuevos momentos que nunca se irán: Una noche de fogata en la mitad de la nada, y la Marcha del Orgullo Gay 09, mi primera marcha.

Pero aunque Lyds se muera de ganas por mi post sobre la marcha (te lo debo, bonita, lo sé... y prometo escribirlo pronto, pero no ahora) y un pedacito de mí se muera por contarles como me volví adicta a los abrazos de un niño en la mitad de una fogata (ojo: adicta a sus abrazos, no a él, que ahora luego me vienen con que estoy enamorada y nada más lejos de la realidad... -por ahora-)... a pesar de todo eso, tendrán que esperarme. Pero como no soy tan mala persona como para dejarles un post tan insustancial, les regalo una conversación que los hará, al menos, sonreír un poco.

Ella dice: ¿Qué hacés?
Yo digo: Nada. Uhm.. traumando a Tomás. (Para ustedes: Tomás será de aquí en adelante el niño que me gusta, el de los abrazos (: )
Ella dice: ...?
Yo digo: Le termino de contar con quién se está metiendo. Mira:
-Copia y pega conversación del otro lado-
Tomás dice: Y bueno, qué era lo que me tenías que decir?
Yo digo: Uhm.. a ver... ¿cómo lo digo? Bueno, lo digo tal cual es: Hace masomenos un año me enamoré de mi mejor amiga. AmigA.
Tomás dice: Ajám.....
Yo digo: Lo que te intento decir es que por ende, me gustan las mujeres tanto como los hombres. O más.
Tomás: ....
- Fin del copia y pega del otro lado-
Ella dice: No le habías dicho ya?
Yo digo: Nop (C'on, people, Tomás y yo nos conocemos hace menos de 3 semanas!)
Ella dice: Igual no lo traumas. Le alimentás las fantasías.

Ven? Por eso la AMO <3 x)

Y si les quedó picando la curiosidad: La historia tuvo un final feliz, Tomás no se traumó y yo descubrí que no es homo/bi/wathever-fóbico (al menos no conmigo, ya que he descubierto que hay personas homofóbicas pero que ignoran su homofobia con 2 0 3 personas en especial. (o mejor dicho, ignoran la homosexualidad de esas personas) Por ejemplo, adoran a su mejor amigo que después de 15 años de amistad les confesó que era gay... ¿no se han encontrado con gente así?).

6.25.2009




Los huevos me odian. Es oficial.
Si alguien se preguntaba por qué me gustan las mujeres, ahí tiene una razón.







Si, Luna es una persona incapaz de cocinar huevos fritos como se debería (I mean, que no sean deformes). E incapaz de no soltar lunaticadas cuando las cosas no le quedan como quiere.