12.18.2008

Nobody knows the rhythem of my heart
The way I do when I'm lying in the dark
And the world is asleep...
I think nobody knows.

Se me duermen las manos del frío en esta oscuridad. Las manos, los pies, las orejas y la nariz. Pero soy terca y no me pongo ni guantes, ni medias, ni gorros. No lo hago porque no tirito por eso, porque el frío de la madrugada ya lo tengo corriendo por mis venas después de tantas noches desvelada. Tirito porque hoy se me congelan muchas cosas más.

¿Por qué lo necesito tanto?
No, wait. Prometí ser sincera, así que la pregunta real es...
¿Por qué te necesito tanto?
Y había respondido a la pregunta, había dejado que las palabras se enredaran por ahí proclamando lo mucho que... lo mucho que necesito creérte aquí, junto a mí, en muchos sentidos. Había dejado que las letras gritaran tantas cosas. Pero las borré. Me guardo dentro la respuesta, por ahí grabada en bajo relieve sobre la aorta.

El frío permanece. Creo que ese es el punto de dormir "de noche" como la gente "normal", diario. La madrugada se presta ampliamente para pensar, para querer, para necesitar. Para revolver, pofundizar, ahondar, diseccionar.
Por eso la gente duerme, para protegerse de todo eso. ¡Hasta la religión lo dice! "la noche más oscura es antes del amanecer". [Ugh, acabo de acordarme quién hablaba de noches oscuras. No importa, prosigamos.]
Por eso el ser humano está diseñado para despertar cuando ya hay sol, luz, y todo está en ferviente actividad. Pero yo lo hago al reves, y espero a que amanezca con los ojos abiertos, y a las pocas hora de salir el sol, me sumo en mi propia oscuridad, en mis sueños o pesadillas, y no despierto hasta que vuelve a estar oscuro otra vez.
Por eso estoy así, seguro. Congelada, tiritando y suspirando. Por falta de..¿cómo se llamaba?...Melatonina.
Si, seguro es eso diario, otra hormona. ¡Otra para coleccionar!

1 comentario:

Hannibalcaniballirico dijo...

Andá a buscarlo, Lunita.
Y no lo dejes escapar, o, al menos, no se lo hagas fácil.
El que insiste es el que gana (y mirá quién te lo dice).

Un beso, Lu, seguí escribiendo así, que me das envidia (sana envidia, eh)

=)