7.03.2008

Día 103. Emociones.

Si, hoy estoy...emocional. -Y si, conté los días desde la última vez que dije en que día estaba. Me parece bonito saberlo-

Bueno, realmente, como siempre, soy un cóctel de emociones. Ni siquiera destilándome podrán sacar una sola en claro, pero hoy tengo yo una ligeramente en claro. Una que me molesta mucho.

First of all, estoy indignada. Y a que no adivinan con quién.
¡Con la gente! ¿Con quién más? Más exactamente, con el Ejército Nacional Colombiano.
Para todos los que no viven en Colombia, puedo decirles que hoy -según las palabras de la presentadora del noticiero de las 7 am- "Colombia entera se levanta con un increíble júbilo en su corazón".
Si, es un poco surrealista la frase, pero en escencia verdadera. Yo también estaba contenta y orgullosa. ¿El motivo? Después de más de 6 años de secuestro el ejército había rescatado a 14 secuestrados con un impresionante operativo de inteligencia militar.
¡Wow!... Qué bien, qué bonito, qué orgullo.
Era hermoso ver esas caras rebosantes de libertad (¿libertad, en serio?), de felicidad... retratadas por miles y miles de incesantes periodistas preguntones. Todo bien, hasta ahí.
Y los soldaditos contando todos retozantes como habían logrado tamaño milagro y so, todos felices comiendo lombrices -incluyanme en la orgía general- hasta qué...
"...entonces cuando ví estába el comandante desnudo y con los ojos vendados, tírado en el suelo del helicóptero. No sentí alegría aunque el me había humillado y..."
STOP.
Retroceda la cinta por favor...
¡¿¡¿¡¿ desnudo y con los ojos vendados, tírado en el suelo del helicóptero ?!?!?!
So, procedo a preguntarme.. ¿Nadie dirá nada al respecto? ¿Ninguno de los incesantes periodistas preguntones?
Y, oh qué sopresa, nadie dice nada, es como si hubiera dicho "si, el comandante iba vestido de verde". Es entonces cuando mis niveles de indignación suben hasta que cambio el televisor de un botonazo y pongo Warner Channel (Estaban dando Gilmore Girls (L)) sin querer saber absolutamente NADA de mi país ni de su ejército nacional. ¿Por qué? Si tengo que explicarte el por qué, deberías seriamente cuestionarte el ser una persona mentalmente sana... pero te lo digo, igual.
Porque el hecho de que el comandante esté desnudo, vendado y tirado en el suelo es una violación a los derechos humanos. A la integridad humana. ¿Sabe? Así no se haya dado cuenta, señor militar, eso que tiene a sus pies -y que seguramente golpeará después- por más hijo de puta que sea...¡SIGUE SIENDO UN SER HUMANO! y usted se está convirtiendo en un hijo de puta, también, por rebajarse a hacer lo mismo que él.
Algún día, yo seré abogada especializada en derechos humanos... y cosas como esas no pasarán tan así, como si nada. ¿Por qué será que en este país nadie tiene los pantalones suficientes para protestar?
Esta humanidad -si es que se le puede llamar así- no va a llegar a ningún lado.

Así que, aunque nadie me escuche, dejo una frase para que la piensen. Para que al menos quede dando vueltas en el ciber espacio:
Violencia sólo engendra MÁS violencia.
¿Entendido?


Nada más por decir, sólo que espero que a ese pobre (si, le dije pobre a un guerrillero y NO me pueden demandar por eso, ¿entendido?) señor no lo torturen. Porque... si me entero de que lo torturan me negaré a ser colombiana y sacaré mi cedula como Plutoniana oficial. Y me iré a Plutón, en el primer cohete que encuentro. Junto con Wall-E.



Si señor, si señor..
Somos la revolución!
Tu enemigo es el patrón. (O la indiferencia general, maybe?)

1 comentario:

Luleii Rockman. dijo...

Por supuesto. Totalmente de acuerdo contigo, aunque me acabo de enterar de eso. ((Ya sabía que habían soltado a los secuestrados, pero lo que se dijo fue como Ö.))

Gracias por comentar en mi blog :), voy a seguir viendo qué onda con el tuyo...

Saludos.

Atte,
Lula.