6.30.2008

Canciones para destrozarse.

Hola de nuevo.

Ya ven que realmente no estoy de humor, y tal vez es por eso que vengo aquí. Al fin y al cabo los diarios son para escribirlos cuando algo shockeante sucede en tu vida. Si no, no valen casi la pena.

No, relajense. No llevo así eones por lo que supongo que no es nada grave. -A menos de que algo grave esté empezando-. Realmente, llevo varias semanas -una o dos, creo- estando muy contenta, así con el ánimo al cien y ganas de conquistar el mundo.
Pero hoy no. Hoy quiero sentarme a... a.. no sé, a llorar no. A oír música deprimente y a soñar con algo que nunca podré tener. A suspirar melancólicamente viendo las nubes en mi ventana. O mejor meterme entre las cobijas y abrazar a Vainilla fuertemente mientras algo dentro de mi se sacude, como reclamando el que no haya nadie más. Quiero quedarme sentada a oír los latidos de mi corazón gritando nombres imposibles.

Dios, que cursi sonó eso. No, no estoy cursi.. esta es una sensación distinta. De desazón, de abandono, de confusión. De nada... de un vacío repleto de ausencias.

Y ahora, sólo dejo que windows player ponga lo que se le dé la gana, y parece que él es partidario de mi suicidio.

No sé que quiero en mi vida y, joder, estoy muy pequeña para pensar en eso. Pero siempre he ido tropezandome con las cosas antes de tiempo.


y....eso.

No hay comentarios: